El sangrado menstrual fuerte puede hacerte más susceptible a la anemia por deficiencia de hierro (

SANTO DOMINGO.- La anemia es una afección por la cual la cifra de hemoglobina está disminuida en los glóbulos rojos. Estos glóbulos son los que se encargan de suministrar el oxígeno a los tejidos. Esta hemoglobina es la proteína rica en hierro que le da a la sangre el color rojo y al mismo tiempo permite a los glóbulos rojos transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.

La doctora Lilliam Fondeur responde sobre las inquietudes sobre ginecología y relación de parejas.

Una mujer tiene el periodo desde hace 45 que no se le quita. Dice que ya he intentado de todo y no sabe qué hacer. Tiene anemia y eso le preocupa. ¿Quería saber si podía tomar algo que no me hiciera daño o que puedo hacer?

Las personas que menstrúan están desproporcionalmente afectadas por anemia, por el hecho de que pierden sangre en sus periodos.

De hecho, el 29% de mujeres no embarazadas y el 38% de las mujeres embarazadas a nivel mundial están afectadas con anemia.

Cuando se pierde sangre cada mes durante la menstruación, el hierro contenido en los glóbulos rojos también se pierde. Si tu ingesta y absorción mensual de hierro no sustituyen su pérdida durante tu periodo, podrías desarrollar anemia por deficiencia de hierro.

Las personas con sangrado menstrual fuerte/abundante son más susceptibles a la anemia por deficiencia de hierro. Se considera que una persona tiene sangrado menstrual abundante cuando su flujo menstrual típico supera 80 ml. El sagrado menstrual fuerte puede deberse a fibromas (crecimiento anormal del tejido muscular en el útero), adenomiosis (una condición en la que el tejido endometrial invade la pared muscular del útero), pólipos (crecimientos anormales en tu cervix o dentro del útero) o desórdenes del sangrado.

La menstruación no es la única causa ginecológica de anemia por deficiencia de hierro. Durante el embarazo y la lactancia, así como en cualquier periodo sostenido de crecimiento y desarrollo, hay una creciente necesidad de hierro. Para las personas embarazadas es importante asegurarse de tomar la suficiente cantidad de hierro, ya que niveles bajos pueden dañar al bebé y progenitores. Durante el embarazo, necesitas el doble o triple de hierro que cuando no estás en embarazo. La pérdida de sangre durante el parto también puede contribuir a desarrollar anemia.