“Las vacunas bivalentes de ARNm que combinan dos cepas del SARS-CoV-2, una de las cuales es una Ómicron".

La Haya.- La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) se reúne este jueves en un encuentro extraordinario para analizar las dos solicitudes de las farmacéuticas Pfizer y Moderna para la autorización en la Unión Europea (UE) de sus respectivas vacunas adaptadas a variantes del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

Los expertos del comité de medicamentos humanos (CHMP) de la EMA van a discutir hoy las evaluaciones hechas de las solicitudes de estas farmacéuticas, que fueron las primeras en obtener la autorización de uso en la UE para sus vacunas destinadas a inmunizar contra la variante original del virus que provoca la COVID-19.

Las dos vacunas adaptadas que se analizan este jueves en la EMA “se asemejan más a la cepa original y la subvariante BA.1 de la variante Ómicron” del SARS-CoV-2, y el objetivo de la reunión extraordinaria es “concluir la evaluación de las dos solicitudes, si es posible”.

Se espera que la EMA, agencia que evalúa los medicamentos en la UE desde sede en Ámsterdam, comunique este mismo jueves los resultados de la reunión, tanto si hay respaldo entre sus expertos para autorizar el uso de estas vacunadas actualizadas, como si se decide aplazar la decisión hasta obtener más información por parte de las farmacéuticas.

La mayoría de los países europeos cuenta ya con la posibilidad de una nueva ola de contagios en otoño y la necesidad de reforzar con una nueva dosis la inmunidad de la población, especialmente de las personas más vulnerables y los ancianos.

A la espera del visto bueno de la EMA y los detalles que acompañarán el respaldo de sus científicos, se calcula que estas vacunas adaptadas podrán empezar a inyectarse a mediados de septiembre, al menos tres meses después de la última dosis recibida o de un contagio con COVID-19, y en todas las personas mayores de 12 años.

En julio, la EMA señaló que los datos preliminares de los ensayos clínicos con las vacunas de ARN mensajero (Pfizer y Moderna) adaptadas a variantes del SARS-CoV-2 muestran que estas dosis actualizadas “pueden aumentar y extender la protección cuando se usan como un refuerzo”.

“Las vacunas bivalentes de ARNm que combinan dos cepas del SARS-CoV-2, una de las cuales es una Ómicron, parecen ofrecer una respuesta inmunitaria aún más amplia”, aseguró Marco Cavaleri, jefe de Estrategia de Vacunación de la EMA.