La organización anunció que está ayudando al Ministerio de Salud libanés a frenar el brote de cólera, con el desarrollo de un plan de prevención y respuesta.

El Cairo.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó hoy que el cólera se está propagando "rápidamente" por el Líbano, después de que el país detectara el primer brote de esta enfermedad en 30 años a comienzos de octubre y que ha provocado hasta el momento 17 muertes.

"Si bien el brote se limitó inicialmente a los distritos del norte, se propagó rápidamente y ahora se notifican casos confirmados por laboratorio en las ocho provincias", dijo la OMS en un comunicado.

La agencia de Naciones Unidas recordó que desde que se detectó el primer caso el pasado 5 de octubre se han registrado 17 muertes, 381 casos confirmados por laboratorio y mil 400 "casos sospechosos".

"El cólera es mortal, pero también se puede prevenir mediante vacunas y acceso a agua potable y saneamiento. Se puede tratar fácilmente con rehidratación oral oportuna o antibióticos para los casos más graves", dijo el representante de la OMS en el Líbano, el doctor Abdinasir Abubakar.

También advirtió que la situación en el país mediterráneo es "delicada" ya que el Líbano "lucha para combatir otras crisis, agravadas por el prolongado deterioro político y económico", que ha sumido a tres cuartas partes de la población libanesa en la pobreza.

La organización anunció que está ayudando al Ministerio de Salud libanés a frenar el brote de cólera, con el desarrollo de un plan de prevención y respuesta.

Asimismo, apuntó que dada la escasez de personal sanitario y suministros en el país, la OMS ha proporcionado material, kits de tratamiento y pruebas de diagnóstico rápido a diferentes laboratorios, prisiones y hospitales designados para el tratamiento del cólera.

Organizaciones como Save the Children o UNICEF han alertado que la región de Oriente Medio está severamente amenazada por el brote de cólera, después de que los casos se hayan duplicado en el Líbano en una semana y que la enfermedad se detectara en Siria por primera vez en una década.