La capacidad de moverse, mantener el equilibrio y la postura son algunas de las consecuencias que provoca la parálisis cerebral, enfermedad causada por lesiones o anomalías del cerebro.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La parálisis cerebral, una enfermedad que compromete las funciones del cerebro como el movimiento, el aprendizaje y hasta la visión, es uno de los trastornos congénitos más frecuentes en la población infantil, afectando a aproximadamente 17 millones de personas alrededor del mundo.

La capacidad de moverse, mantener el equilibrio y la postura son algunas de las consecuencias que provoca la parálisis cerebral, enfermedad causada por lesiones o anomalías del cerebro.

La mayoría de estos problemas ocurre a medida que el bebé crece en el útero. Sin embargo, se pueden presentar en cualquier momento durante los primeros 2 años de vida, mientras el cerebro del bebé aún está en desarrollo.

Frecuentemente, los bebés con parálisis cerebral son más lentos para voltearse, sentarse, gatear, sonreír o caminar.

También, padecen de otras afecciones médicas, como trastornos convulsivos, o discapacidad mental. 

No existe una cura para la parálisis cerebral, pero el tratamiento puede mejorar las vidas de quienes la sufren.