REDACCIÓN.- Dormir no solo es algo necesario, para muchas personas es un placer, una manera de recargar pilas e incluso una manera de reiniciar su mundo emocional. Si no dormimos, toda nuestra salud se resiente.

Aunque es cierto también que el sueño es muy sensible a cómo nos sentimos, a nuestras preocupaciones y al estrés. Por eso un signo clave de tu salud emocional, está en tu sueño. En ocasiones, hay personas que tienen algunas sensaciones extrañas cuando duermen. Hoy quiero hablarte de dos tipos de alucinaciones que se producen en el umbral del sueño.

Las alucinaciones son percepciones que las personas sienten como reales, pero no se corresponden con ningún estímulo externo que esté presente en ese momento. Son sensaciones auditivas, visuales, táctiles, gustativas u olfativas que sentimos como reales, aunque no lo sean.

Debes saber que tener estas alucinaciones del sueño, no es signo de patología mental y que cualquier persona las puede tener.

ALUCINACIONES HIPNAGÓGICAS

Se producen cuando pasamos de la vigilia al sueño, es decir, en el momento en que intentamos conciliar el sueño. Las alucinaciones pueden consistir en ver imágenes vívidas que se pueden confundir con la realidad. Pero también pueden participar otros sentidos como la audición, al escuchar ciertos sonidos o incluso el tacto, al sentir que alguien nos toca aunque esto no sea real.

En ocasiones se pueden confundir con un sueño, ya que la persona está en un momento de transición hacia el dormir. Se ha observado que quienes tienen narcolepsia, son más proclives a experimentar las alucinaciones hipnagógicas.

Quienes padecen este tipo de episodios, o bien confunden las alucinaciones con parte de un sueño nocturno o bien son conscientes de que lo que ven y sienten, no es real.

Es interesante tener en cuenta que en la etapa en que estamos haciendo la transición de la vigilia al sueño, se producen cambios cognitivos importantes en nosotros: dejamos de observar los contenidos de la mente, nos desconectamos de nuestra parte racional y del pensamiento, perdemos un poco la noción del tiempo y reducimos la atención que dirigimos a nuestro entorno.

Todo esto hace que sea más probable que aparezcan alucinaciones en el umbral del sueño.

Una sensación habitual que creo todos los seres humanos hemos experimentado, ha sido el sobresalto al sentir que nos estábamos cayendo al vacío aunque estábamos tumbados en nuestra cama. Este es un buen ejemplo de sensaciones que se producen cuando estamos viajando hacia el sueño.

ALUCINACIONES HIPNOPÓMPICAS

Este tipo de alucinaciones se producen en la etapa final del sueño, cuando nos aproximamos al despertar. Al igual que ocurre con las alucinaciones hipnagógicas, pueden estar implicados varios sentidos como la vista, el tacto y la audición. Se cree que en etapas de mucho estrés o ansiedad, es más probable que surjan este tipo de alucinaciones.

Se ha visto que aquellas personas que experimentan parálisis del sueño (episodios donde quien duerme desea moverse, pero se ve incapaz), también pueden tener este tipo de alucinaciones. Cuando ocurren ambas cosas a la vez, la persona siente un gran miedo, casi terror.

Si en alguna ocasión has tenido este tipo de sensaciones o alucinaciones, debes saber que es algo bastante frecuente en la población general y que no es signo de enfermedad mental.