El reporte revela que el 53% de las mujeres dice que sus niveles de estrés son más altos que hace un año, y casi la mitad afirma sentirse agotada.

SANTO DOMINGO.- El agotamiento generalizado y la falta de flexibilidad laboral continúan obstaculizando el progreso profesional y el bienestar de las mujeres en su lugar de trabajo, según el más reciente informe de Deloitte, "Mujeres en el trabajo 2022: una perspectiva global".

El reporte revela que el 53% de las mujeres dice que sus niveles de estrés son más altos que hace un año, y casi la mitad afirma sentirse agotada. Este agotamiento es el factor más relevante en la búsqueda de un nuevo empleo: casi 40% de las mujeres que se encuentran buscando un nuevo trabajo lo señalaron como la razón principal.

Más de la mitad de las encuestadas quiere dejar su empleo actual en los próximos dos años, y solo 10% planea quedarse en éste por más de cinco años. La investigación –que representa las opiniones de 5,000 mujeres encuestadas en 10 países–, muestra impactos preocupantes en el largo plazo, ya que los niveles de estrés y las experiencias de acoso o microagresiones siguen siendo altas.

La encuesta también destaca hallazgos preocupantes sobre la "nueva normalidad" laboral, ya que casi 60% de las mujeres que trabaja en modelos híbridos (que incluyen cualquier combinación de trabajo remoto y en la oficina) afirma haberse sentido excluidas.

Como señala Emma Codd, Líder Global de Inclusión en Deloitte: “La cantidad de mujeres que reportan un aumento de estrés y agotamiento es una preocupación importante (…). Los hallazgos de esta investigación muestran la importancia de las acciones más allá de la política: aquellas que realmente abordan e integran el bienestar, la flexibilidad y una ‘cultura cotidiana’ de respeto e inclusión".

El estrés, el agotamiento y las limitadas oportunidades de ascenso alejan a las mujeres de sus empleadores

53% de las mujeres afirma que sus niveles de estrés son más altos que hace un año, y casi la mitad dice sentirse agotada. Además, casi la mitad de las mujeres encuestadas calificaron su salud mental como mala/muy mala; un tercio se ha ausentado del trabajo debido a problemas de salud mental y solo 43 % se siente cómoda hablando de este tipo de situaciones en el lugar de trabajo.

El número de mujeres en búsqueda de un nuevo trabajo aumentó en comparación con los resultados de la encuesta del año pasado, con 10% de las mujeres en esta situación. 40% de ese grupo citó el agotamiento como la razón principal por la que se encuentran en búsqueda activa de un nuevo empleo.

Hacia futuro, el panorama se vislumbra complejo para los jefes inmediatos de diversas organizaciones: más de la mitad de las mujeres planean dejar su empleo actual dentro de dos años. Solo el 10% de las mujeres encuestadas planea quedarse en su trabajo actual por más de cinco años.

Los problemas en el lugar de trabajo persisten, a medida que la flexibilidad sigue siendo limitada y el trabajo híbrido presenta desafíos adicionales

Si bien muchas organizaciones durante el año pasado cambiaron las estrategias en los lugares de trabajo para incorporar modelos de trabajo flexibles e híbridos, muchas mujeres señalan que aún esperan experimentar los beneficios de estas nuevas formas de trabajo.

Solo 33% de ellas dice que sus empleos ofrecen políticas de trabajo flexible, y cuando se les preguntó acerca de las políticas que su organización había introducido durante la pandemia, solo 22% mencionó la flexibilidad en cuanto a dónde y cuándo trabajar.

Además, 94% siente que solicitar a su empleador un modelo de trabajo flexible afectará su probabilidad de lograr una promoción. Pero más allá de la flexibilidad, la implementación de un modelo híbrido de trabajo ha presentado desafíos adicionales.

Casi 60% de las mujeres que trabaja en entornos híbridos afirmó haberse sentido excluidas de reuniones importantes, y el 45% dijo no tener suficiente exposición con sus líderes, un componente fundamental para el crecimiento profesional.

La encuesta de este año también encontró que las mujeres que trabajan en un entorno híbrido son significativamente más propensas a reportar microagresiones que aquellas que trabajan exclusivamente de manera presencial o remota. En términos más generales, el porcentaje de mujeres que ha experimentado comportamientos no inclusivos durante el último año en el trabajo ha aumentado, de 52% en 2021 a 59% en 2022.

Exactamente la mitad de las mujeres dice haber experimentado microagresiones, mientras que 14% ha sufrido acoso. Cuando se trata de denunciar estos comportamientos no inclusivos, nuestra encuesta revela que sigue existiendo temor de represalias profesionales, ya que 93% de las mujeres cree que hacerlo tendrá un impacto negativo en sus carreras.

Mujeres de diversos orígenes enfrentan mayores desafíos

Si bien los comportamientos no inclusivos afectan a la mayoría de los encuestados, las mujeres pertenecientes a grupos étnicos minoritarios en sus países, las mujeres LGBT+ y las que ocupan puestos gerenciales inferiores o no gerenciales tienen más probabilidades de experimentar estos comportamientos. Muchos se sienten menos optimistas sobre sus perspectivas de carrera en comparación con hace 12 meses.

Más equidad, más beneficios: las organizaciones “líderes en equidad de género”

A medida que las organizaciones buscan reconstruir fuerzas laborales resilientes, existe un grupo de empleadores que han avanzado de manera significativa en la construcción de culturas inclusivas y apoyo a las carreras de las mujeres, de las cuales pueden aprender.

Nuestra investigación identificó un grupo de “líderes en igualdad de género”, organizaciones que, según las mujeres encuestadas, han creado culturas genuinamente inclusivas que respaldan sus carreras, el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y fomentan la inclusión. Las mujeres que trabajan para este tipo de organizaciones reportan niveles mucho más altos de bienestar y satisfacción laboral.

De las mujeres que trabajan para estas empresas, 87% dice haber recibido un apoyo adecuado en materia de salud mental, y el mismo porcentaje se siente cómodo hablando sobre este tema en el lugar de trabajo. También reportan experiencias mucho más positivas con el trabajo híbrido. Sorprendentemente, solo 3% de ellas se siente agotado.

Pero además de estos buenos resultados para las mujeres, también existen claros beneficios comerciales para las organizaciones: ninguna de las mujeres que actualmente trabajan para organizaciones “líderes de igualdad de género” está buscando un nuevo trabajo, y solo 9% planea irse en los próximos 1 o 2 años. Y el 90% califica su motivación en el trabajo como buena o extremadamente buena.

“Construir y mantener una cultura verdaderamente inclusiva debe estar a la vanguardia de cada agenda corporativa”, dice Michele Parmelee, directora ejecutiva adjunta global y directora de Personas y Propósito de Deloitte. “Esto significa que las organizaciones deben abordar el agotamiento, hacer del bienestar mental una prioridad y abordar el trabajo híbrido con políticas inclusivas y flexibles que realmente funcionen para las mujeres. Existe una oportunidad única de aprovechar el progreso ya realizado para garantizar que todas las mujeres puedan prosperar en un lugar de trabajo equitativo e inclusivo”.

Acerca del estudio

Entre noviembre de 2021 y febrero de 2022, Deloitte Global encuestó a 5,000 mujeres de 10 países y sectores para comprender el impacto de la pandemia del COVID-19 en su vida personal y profesional.

La encuesta también tuvo como objetivo comprender el estado de la equidad de género en el lugar de trabajo desde una perspectiva interseccional y los tipos de acciones que los empleadores están tomando para apoyar, retener y empoderar a las mujeres dentro de sus organizaciones.

Cada encuestado respondió 21 preguntas sobre su experiencia en el trabajo; sobre el impacto de esa experiencia en su vida personal; y acerca de los pasos que su empleador está tomando para apoyar su progreso profesional y bienestar.