¿Alguna vez se ha sentido molesto o irritado por alguien que no se puede quedar quieto hasta el punto de no poder soportarlo? Tal vez padezca este mal.

REDACCIÓN.- Hay un nuevo síndrome psicológico en el radar de los investigadores que salió a la luz gracias a un estudio, el primero de su tipo, que indagó sobre las sensaciones estresantes que se desencadenan al ver a los demás inquietarse o sentirse nerviosos.

Se llama misokinesia y consiste en la molestia extrema que causa estar cerca a alguien inquieto. Un fenómeno más común de lo que se cree y que según los expertos detrás del estudio podría estar afectando a una de cada tres personas en todo el mundo.

Misokinesia significa “odio a los movimientos”, y es un fenómeno poco estudiado por los científicos pero que ha sido identificado durante la investigación sobre una afección muy relacionada, la mosofonía: un trastorno en el que las personas se irritan al escuchar ciertos sonidos repetitivos.

La misokinesia es algo similar, pero los desencadenantes son generalmente más visuales, en lugar de estar relacionados con el sonido, dicen los investigadores.

“[Misokinesia] se define como una fuerte respuesta afectiva o emocional negativa a la vista de los movimientos pequeños y repetitivos de otra persona, como ver a alguien moviéndose sin parar con una mano o un pie”, dice en el estudio dirigido por Sumeet Jaswal de la Universidad de Columbia Británica (UBC) en Canadá, PhD en psicología

Para mejorar nuestra comprensión de este tema poco estudiado, Jawal y sus colegas investigadores llevaron a cabo lo que dicen es la “primera exploración científica en profundidad” de la misokinesia, y los resultados indican que una mayor sensibilidad a la inquietud es algo con lo que un gran número de personas tiene que lidiar.

A través de una serie de experimentos con más de 4.100 participantes, los investigadores midieron la prevalencia de misokinesia en una cohorte de estudiantes universitarios y personas de la población general, evaluando los impactos que tuvo sobre ellos y explorando por qué las sensaciones podrían manifestarse.

“Descubrimos que aproximadamente un tercio de los pacientes informó de algún grado de sensibilidad a la misokinesia a los comportamientos repetitivos e inquietos de los demás que se encuentran en su vida diaria”, explican los investigadores.

“Estos resultados apoyan la conclusión de que la sensibilidad a la misokinesia no es un fenómeno restringido a las poblaciones clínicas, sino más bien, es un desafío social básico y hasta ahora poco reconocido, compartido por muchos en la población general”, agregan.

Según el análisis, la misokinesia a veces va de la mano con la sensibilidad al sonido de la misofonía, pero no siempre. El fenómeno parece variar significativamente entre las personas, y algunas personas informan sólo una baja sensibilidad a los estímulos inquietos, mientras que otras se sienten muy afectadas.

“Se ven afectados emocionalmente de forma negativa y experimentan reacciones como ira, ansiedad o frustración, así como una reducción del disfrute en situaciones sociales, entornos laborales y de aprendizaje”, explica el psicólogo de la UBC, Todd Handy.

“Algunos incluso realizan menos actividades sociales debido a la enfermedad”, resaltó

Handy comenzó a investigar la misokinesia después de que una pareja le dijera que era un inquieto y le confesó que sentía estrés cuando él se inquietaba (o cualquier otra persona, en realidad).

“Como neurocientífico cognitivo visual, esto realmente despertó mi interés por descubrir qué está sucediendo en el cerebro”, dice Handy .

Entonces, la pregunta del millón de dólares sigue en pie: ¿Por qué nos resulta tan molesto estar inquieto?

En el estudio, los investigadores realizaron pruebas para ver si la misokinesia de las personas podría originarse en una mayor sensibilidad visual-atencional, lo que equivale a una incapacidad para bloquear los eventos de distracción que ocurren en su periferia visual.

Los resultados basados en los primeros experimentos no fueron concluyentes en ese frente, y los investigadores no encontraron evidencia firme de que los mecanismos de atención visual reflexiva contribuyan sustancialmente a la sensibilidad a la misocinesia.

Si bien en realidad solo estamos al comienzo de la exploración de dónde puede surgir la misocinesia a nivel cognitivo, aparte de, ya sabes, que las personas inquietas sean un poco molestas, los investigadores tienen algunas pistas hipotéticas que quieren seguir en futuras investigaciones.

“Una posibilidad que queremos explorar es que sus ' neuronas espejo ' estén en juego”, dice Jaswal. “Estas neuronas se activan cuando nos movemos, pero también se activan cuando vemos que otros se mueven. Por ejemplo, cuando ves a alguien lastimarse, también puedes hacer una mueca de dolor, ya que su dolor se refleja en tu propio cerebro”.

Por extensión, es posible que las personas propensas a la misokinesia sientan empatía inconsciente con la psicología de los inquietos. Y no en el buen sentido.

“Una razón por la que las personas se inquietan es porque están ansiosas o nerviosas, por lo que cuando las personas que sufren de misokinesia ven a alguien inquieto, pueden reflejarlo y sentirse ansiosas o nerviosas también”, explica Jaswal .

En cuanto a si eso es lo que realmente está sucediendo aquí con la misokinesia, sólo una investigación adicional sobre el fenómeno podrá decirlo con certeza.

Sin embargo, una cosa es segura. A partir de los resultados que se ven aquí, está claro que este fenómeno inusual es mucho más habitual de lo que pensamos.

Fuente: Infobae