La infección gonocócica (gonorrea) ha sido la que más ha crecido desde el año 2015: un 729 por ciento.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Las infecciones de transmisión sexual (ITS por sus siglas en inglés) son la segunda causa de enfermedad infecciosa en Europa, por detrás de las infecciones respiratorias. Las nuevas prácticas sexuales, como el chemsex o el slamming están detrás de su incremento.

De hecho, alrededor del 30 % de los pacientes VIH positivos practican nuevas prácticas sexuales como el chemsex, mientras que el slamming se da en el 16 % de ellos.

De acuerdo con la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), existen 357 millones de casos anuales de clamidia, gonorrea, sífilis, tricomonas, y más de 1 millón de ITS adquiridas cada día.

La infección gonocócica (gonorrea) ha sido la que más ha crecido desde el año 2015: un 729 por ciento.

Estos datos ponen de relieve que las infecciones de transmisión sexual son un problema importante de salud pública tanto por su magnitud, como por sus complicaciones y secuelas si no se realiza un diagnóstico y tratamiento precoz.

Ante esta realidad, SEMES ha lanzado una alerta sobre la acuciante necesidad de protección ante las nuevas prácticas sexuales.

Nuevas prácticas sexuales: riesgo de infecciones

Dentro de las nuevas prácticas sexuales se encuentra el llamado chemsex.

Se trata de un fenómeno creciente, que se da básicamente en grandes ciudades, y que está asociado con prácticas de riesgo que pueden facilitar la transmisión del VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), además de ocasionar graves problemas de salud de tipo cardiovascular o mental.

Se considera chemsex al uso intencionado de drogas, fundamentalmente de tipo estimulante y disociativas, para tener relaciones sexuales por un período largo de tiempo (que puede durar desde varias horas hasta varios días).

Cuando el uso de algunas de estas drogas se realiza de forma intravenosa la nueva práctica sexual recibe el nombre de “slamming”.

Según los expertos, en la actualidad esta práctica da lugar al aumento de riesgo de infecciones en proporciones similares a tiempos pasados, con la terrible epidemia secundaria al consumo de heroína por vía endovenosa.

Para el doctor Guillermo Burillo, coordinador del Grupo de Toxicología de SEMES, aunque existe una gran variedad de sustancias empleadas en la práctica del chemsex, algunas de ellas son más frecuentemente consumidas en este ámbito:

Como por ejemplo el gammahidroxibutirato (GHL/GBL), la cocaína, la mefedrona y la metanfetamina, los poppers (uso inhalado de nitritos de amilo, butilo o isobutilo), la ketamina, y fármacos de los usados para la disfunción eréctil.

“La combinación de algunas de estas drogas produce desinhibición y estimulación sexual. En este contexto, es habitual que se practique sexo sin protección con diferentes parejas sexuales y aumente el riesgo de contraer ITS, como el VIH” , apunta el experto.

De hecho, en palabras del experto, alrededor del 30 % de los pacientes VIH positivos practican el chemsex, mientras que el slamming se da en el 16 % de ellos:

“Se calcula que la práctica del chemsex puede triplicar el riesgo de infección por VIH y hasta duplicar el riesgo de ITS como clamidia y gonorrea, y se relaciona con un 80 % de las seroconversiones por VIH.”

Por otro lado, se ha detectado en las nuevas prácticas sexuales, como el chemsex, un aumento del consumo de las drogas conocidas como NPS (novel psychoactive substances), fácilmente accesibles por internet y escasamente detectables en los hospitales.

Sustancias que solas o en combinación con otras drogas tienen consecuencias clínicas todavía no bien conocidas, pero preocupantes desde el punto de vista orgánico.

Infecciones de transmisión sexual y VIH

Asimismo, los expertos han añadido que es importante destacar que existen más de 30 bacterias, virus o parásitos que se transmiten por contacto sexual.

Los 8 patógenos principales agentes etiológicos de ITS son: Treponema pallidum (sífilis), Neisseria gonorrhoeae o gonococo (gonorrea), Chlamydia trachomatis, Trichomonas vaginalis (tricomoniasis), virus de la hepatitis b, virus herpes simple, VIH y el virus del papiloma humano.

Estos patógenos se propagan predominantemente por vía sexual, incluidos el sexo vaginal, oral, anal, o el contacto directo con piel o mucosas.

Existen 357 millones de casos anuales de clamidia, gonorrea, sífilis, tricomonas, y más de 1 millón de ITS adquiridas cada día.

De acuerdo con el doctor Juan González del Castillo, coordinador de INFURG-SEMES, existe un importante solapamiento entre el VIH y otras ITS: el 28 % de los HSH diagnosticados de sífilis y el 15 % de los pacientes de gonococia identificados en centros de ITS estaban coinfectados por el VIH.

Algunas ITS, especialmente las ulcerativas, como la sífilis o el herpes genital elevan el riesgo de contraer o transmitir la infección por el VIH.

El programa de SEMES, Deja tu Huella, aborda este problema desde los Servicios de Urgencias Hospitalarios realizándose un cribado selectivo a determinados perfiles de la población, que consultan por enfermedades con elevada prevalencia de VIH y que son motivos de consulta frecuentes en nuestros servicios.

Desde el 1 de enero de 2021 hasta el 31 de junio de 2022, 116 Servicios de Urgencias Hospitalarias, se han sumado al proyecto y se han realizado 113.030 serologías en urgencias, con 517 nuevos diagnósticos.

En este sentido, según datos del Ministerio de Sanidad, en 2020 hubo 1925 nuevos casos de VIH.

Mujeres: ITS y VIH

En relación con el incremento de la transmisión heterosexual del VIH, las mujeres constituyen 1 de cada 4 de las nuevas infecciones por VIH según datos del Ministerio de Sanidad.

Se estima que, en España, entre un 20 y un 25 % de los infectados por VIH son mujeres.

En este sentido, la doctora Iria Miguéns, coordinadora del grupo Mujeres de SEMES ha indicado que pese a las estrategias desde los años 80 en la implementación de conductas sexuales más saludables -con la concienciación en el uso del preservativo-, la transmisión del VIH u otras enfermedades de transmisión sexual están condicionadas por los aspectos socio sanitarios por el hecho de ser mujer:

“La forma más frecuente por la cual las mujeres se contagian de VIH es a través de relaciones sexuales con un hombre seropositivo. A escala mundial, solo 3 de cada 10 mujeres adolescentes y jóvenes de 15 a 25 años disponen de conocimientos precisos y exhaustivos sobre el VIH.”

Además, la experta ha comentado que más de 700 millones de mujeres actualmente vivas contrajeron matrimonio antes de cumplir los 18 años: “Estas mujeres suelen tener un acceso limitado a la información sobre la prevención y un poder restringido para protegerse frente a la infección por VIH.”

Según ONU Mujeres, en al menos 14 países de todo el mundo se ha informado sobre casos de esterilización involuntaria/obligada y de aborto forzado entre mujeres que viven con el VIH.

Datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica y los diferentes sistemas de vigilancia epidemiológica autonómica, han reportado en los últimos años más de 50.000 casos de Infecciones de transmisión sexual en mujeres.

En este punto, la infección gonocócica (gonorrea) ha sido la que más ha crecido desde el año 2015: un 729 %.

La clamidia estuvo presente en un 64,8 % de los casos diagnosticados. 15,6 % de los casos diagnosticados fueron de gonorrea, seguido de VIH (8 %), sífilis (5,6 %), hepatitis C (3,6 %), hepatitis B (2,3 %) y linfogranuloma venéreo (0,1 %).

La prevalencia del virus del papiloma humano VPH de las mujeres en España es de un 14,3 %, según las estimaciones del estudio Cleopatre.

Nuevas prácticas sexuales: recomendaciones

En este marco de las nuevas prácticas sexuales y las infecciones que pueden conllevar hay que señalar además el incremento del número de parejas, la implementación de nuevas apps para encuentros sexuales, zonas turísticas e incremento de viajes.

Recomendaciones de SEMES para frenar la epidemia de las ITS

1.- Recibir información desde un centro socio sanitario autorizado para ello antes del inicio de las relaciones sexuales. 

2.- Utilizar preservativo en las relaciones sexuales, tanto para sexo vaginal, sexo anal o sexo oral

3.- Tras haber mantenido relaciones sexuales de riesgo, acudir a un centro sanitario lo antes posible. 

4.- Si mantienes relaciones sexuales de riesgo o tienes varias parejas sexuales, realiza pruebas de ITS con periodicidad.

5.- Recuerda que anticonceptivos como los orales, la píldora del día después o el anillo vaginal, NO previenen el contagio de ITS.

Los preservativos tanto masculinos como femeninos son los únicos métodos anticonceptivos capaces de evitar el contagio.