REDACCIÓN CENTRAL.- El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ordenó retirar y sustituir gratis en los casos de urgencia los implantes mamarios franceses PIP, dictaminando que los gastos de los procedimientos deberán ser costeados por las empresas comercializadoras, médicos y clínicas que intervinieron en la mamoplastia.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se declaró competente para conocer la demanda de protección de derechos e intereses colectivos introducida por la defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, en contra de las empresas importadoras de las prótesis en cuestión.

Asimismo, la sala admitió la medida cautelar a favor de aquellas personas que tengan implantada en su cuerpo las prótesis PIP.

En diciembre del año pasado el gobierno francés recomendó por precaución y sin urgencia que se retiren las prótesis mamarias PIP, incluso si los implantes no muestran signos de deterioro.

Poly Implant Prothese (PIP) fue cerrada en 2010 después de que se encontrarán en los implantes ingredientes industriales potencialmente nocivos para la salud.

Se calcula que más de 400,000 mujeres en 65 países llevan los implantes, muchas de ellas en América Latina.