PUERTO PRÍNCIPE, Haití.- Grupos de derechos humanos de Haití y Estados Unidos instaron al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que este lunes inicia una visita al país caribeño, a asumir la responsabilidad por la epidemia de cólera que ha causado la muerte de más de 7.000 personas y medio millón de afectados en esa nación.

En un comunicado, la Oficina de Abogados Internacionales (BAI, por su sigla en francés) y el Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití (IJDH, por su sigla en inglés) reclamaron al organismo que evalúe el coste que la posición de Naciones Unidas ha tenido en términos de pérdida de vidas de haitianos y daño a la reputación del organismo multinacional.

Informes técnicos atribuyen la presencia de la enfermedad en el país al vertido de aguas fecales del contingente nepalí de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah) a un río de Mirabalais, en el centro del país, donde se detectaron los primeros casos en octubre de 2010.

Según estas organizaciones, un informe de la propia ONU menciona las "pruebas abrumadoras" de que sus tropas introdujeron el cólera, pero tal informe sostiene que Naciones Unidas no es responsable de la epidemia porque "una confluencia de factores", entre los que se incluyen las deficiencias en la salud y en los servicios sanitarios, "ayudaron a la enfermedad a propagarse rápidamente entre la población".

"Los miembros del Consejo de Seguridad deberían hablar con las víctimas del cólera -niños que perdieron a sus padres, familias que gastaron todo lo que tenían en tratamientos médicos y entierros, comunidades diezmadas por la enfermedad", dijo el gerente de BAI, Mario Joseph.

El dirigente de la organización se mostró seguro de que "si ven el coste del cólera causado por la ONU en el pueblo haitiano harán lo necesario para suministrar las necesarias infraestructuras de agua potable para controlar la epidemia. Si no lo hacen, la mortandad seguirá".

El director del IJDH, Brian Concannon, dijo que "la epidemia de cólera de la ONU es un ejemplo de libro de los peligros de la impunidad. Solo una institución que no teme a las consecuencias puede haber actuado de forma tan imprudente con una bacteria tan peligrosa".