La detección del cáncer en Latinoamérica está sufriendo de más retrasos debido a la pandemia y el tiempo promedio para que un paciente llegue al diagnóstico aumentó en dos meses en 2020, por lo que es necesario aumentar la atención a esta enfermedad, alertaron este jueves especialistas.

MÉXICO.- La detección del cáncer en Latinoamérica está sufriendo de más retrasos debido a la pandemia y el tiempo promedio para que un paciente llegue al diagnóstico aumentó en dos meses en 2020, por lo que es necesario aumentar la atención a esta enfermedad, alertaron este jueves especialistas.


"Detectamos en 2020 que los pacientes tardaron más tiempo desde el primer contacto hasta el especialista", manifestó el doctor Eduardo Cervera, director de educación en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan).


Durante el panel virtual "Cáncer en México, cómo enfrentarlo en 2021" el experto señaló que los principales motivos de este retraso fueron la reconversión de algunos hospitales de primer nivel para la atención de la covid-19.


Además hay que tener en cuenta las reglas de distanciamiento social y la dificultad de movilidad de las personas para acudir a las clínicas a realizarse sus revisiones.


"El tiempo promedio para recibir a un paciente desde el médico de primer contacto hasta el especialistas era de entre 4 y 6 meses, lo que observamos en 2020 es que aumentaron de 6 a 8 meses, lo que ya representa un importante retraso", afirmó.


Lecciones aprendidas


Según los expertos, la pandemia por covid-19 ha dejado importantes lecciones para los sistemas de salud en el mundo, y en especial en Latinoamérica y México.


"Nos ha permitido entender la importancia de priorizar la salud", destacó el doctor Jorge Tanaka, director médico de Roche México.


Principalmente, destacó, es fundamental tener una infraestructura eficiente, correcta y recursos humanos que puedan trabajar en forma coordinada en diferentes instituciones de salud  "que se vuelva un tema en boca de todos y de prioridad nacional".


Por su parte, Héctor Valle, director ejecutivo de la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud), indicó que es posible replicar modelos que se han implementado en la pandemia.


"Así como utilizamos el código infarto, que implica urgencia en tratar este padecimiento, para atender la covid, deberíamos implementar un código cáncer", apuntó.


Señaló que con esto se ganaría mucho, pues solo habría que adaptar la infraestructura hospitalaria y el personal de salud para hacer más acelerado el tratamiento del cáncer "y ganaríamos mucho".


Personalizar tratamientos


Eduardo Cervera señaló que una de las características que ha tenido la pandemia ha sido que todo "se ha vuelto pequeño, las reuniones sociales, de trabajo y así es como deberíamos transformar la atención de cáncer".


Para ello, explicó, es necesaria la personalización de tratamientos "saber que se habla de cierto cáncer para cierto tipo de paciente y tratarse así".


Esto, afirmó "nos va ahorrar dinero, esfuerzos y muertes".


Del mismo modo, exaltó la importancia de mejorar la educación de los profesionales de salud "necesitamos la formación de recursos humanos, en todas las áreas de salud para cuando salgamos de la covid-19".


En tanto, Jorge Tanaka manifestó la necesidad de mejorar y promover la prevención pues "4 de cada 10 muertes por cáncer podrían evitarse con detección e intervención temprana".


Al respecto, Héctor Valle refirió que es fundamental la colaboración público-privada, pero además la responsabilidad de la sociedad.


"Tenemos que tener una visión en salud que sea predictiva, preventiva, personalizada y participativa, para que así transformemos el sistema de detección en México" y otras regiones como Latinoamérica, puntualizó.