SANTO DOMINGO.- La terapeuta familiar y de pareja, Indhira De la Cruz, explica por qué muchos son los padres que durante el desarrollo de sus hijos han visto que ellos juegan y, mientras lo hacen, hablan solos.

“Si hablamos del soliloquio, del habla privada, estamos hablando de una etapa del desarrollo del niño, que va desde 2 a 3 hasta los 8 a 9 años donde el infante tiende a hablar solo, consigo mismo, con un amigo imaginario o hablar con él espejo”, expresó la terapeuta.

Señaló que es algo natural y necesario en el progreso biopsicosocial del niño porque le permite al niño desarrollar su lenguaje, su pensamiento, la gestión de las emociones.

“Es importante que el niño tenga libertad de desarrollar esta conducta”, agregó.