Cáncer de mama, fuente externa.

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Unos 576.580 nuevos casos de cáncer serán diagnosticados en Brasil en 2014, según una previsión divulgada este miércoles por el Ministerio de Salud y que supone un aumento frente a los 519.000 casos que fueron proyectados para 2012.

La previsión para el próximo año fue realizada por el estatal Instituto Nacional del Cáncer (INCA), que a cada dos años divulga una proyección con base en los registros de casos de la enfermedad y de mortalidad en el país.

El Ministerio aún no tiene los datos necesarios para confirmar si el pronóstico para 2012 que el INCA divulgó en 2011 se cumplió.

Según el estudio oficial, la mayoría de los nuevos casos (182.000 o el 31,5 % del total) será de cáncer de piel, sin incluir el de melanoma, que es el más común entre hombres y mujeres en Brasil y que no es tan agresivo.

Entre las mujeres, el segundo cáncer más frecuente será el de mama, con un 20,8 % de los casos y del que se prevé para el próximo año 57.000 nuevos registros.

A los casos de cáncer de mama le siguen en las mujeres los de colon y recto, con el 6,4 %, y los de cuello uterino, con el 5,7 %. Hasta el año pasado, el número de casos de cáncer de cuello uterino superaba el de colon y recto.

"Ante esos resultados decidimos crear un comité de especialistas para ver si no le llegó la hora a Brasil de adoptar medidas de rastreo más precoz de cáncer en el intestino bajo, así como campañas preventivas", afirmó el ministro de Salud, Alexandre Padilha.

En el caso específico de los casos en la parte baja del intestino, zona que incluye colon y recto, una de las medidas que pueden ser adaptadas es la de determinar que los exámenes convencionales de heces sean usados para identificar posibles rastros de sangre.

Entre los hombres, el segundo caso más común es el cáncer de próstata (22,8 %), del que se registrarán 69.000 nuevos casos en 2014, seguido por el de tráquea, bronquio y pulmón (5,4 %) y por el colon y recto (5 %).

De acuerdo con Noronha, los casos de cáncer de mama entre las mujeres y de próstata entre los hombres tienden a crecer a cada año por el envejecimiento de la población.