“Sin embargo, no es una vacuna, ni pretende ser una alternativa a las vacunas, sino más bien complementar la vacunación para brindar protección adicional a las personas vacunadas".

Redacción.- Un grupo de investigadores en Finlandia asegura que ha conseguido crear un aerosol nasal capaz de brindar una protección breve pero efectiva contra el coronavirus y sus variantes, incluida Omicron.

En un estudio preliminar llevado a cabo en células y en ratones, este aerosol nasal pareció impedir que el virus infectase a las células hasta ocho horas después de una dosis, pero será necesario realizar más investigaciones antes de que esta terapia llegue a los humanos.

Este aerosol nasal experimental está siendo desarrollado por científicos de la Universidad de Helsinki, y utiliza un enfoque ligeramente diferente para combatir el coronavirus.

“Su uso profiláctico está destinado a proteger de la infección por SARS-CoV-2”, explicaba a medios internacionales el autor del estudio, Kalle Saksela, por correo electrónico.

“Sin embargo, no es una vacuna, ni pretende ser una alternativa a las vacunas, sino más bien complementar la vacunación para brindar protección adicional a las personas vacunadas con éxito en situaciones de alto riesgo, y especialmente a las personas inmunodeprimidas, por ejemplo, que están recibiendo terapia inmunosupresora”.

Las vacunas entrenan al sistema inmunitario para que reconozca a los gérmenes sin llegar a causar la enfermedad, lo que luego nos permite producir nuestro propio suministro natural de anticuerpos y células inmunitarias específicamente preparadas para lidiar con ese patógeno en el futuro.

 

En su investigación, prepublicada a finales del mes pasado (por lo que aun no ha recibido una revisión por pares), Saksela y sus compañeros describen cómo probaron el aerosol en pseudovirus creados para parecerse a las distintas variantes del coronavirus, testando la infección de células en placas de Petri y en ratones vivos.

Omicron se ha convertido en un importante problema sobre todo porque sus muchas mutaciones le permiten sortear en parte la acción de los anticuerpos contra la cepa original del coronavirus. Pero esta molécula aparentemente se dirige a una región de la proteína Spike del coronavirus que muta muy poco. Esto significa que incluso la variante Omicron no podría librarse fácilmente de esta.

Al menos en el laboratorio, eso es lo que descubrieron Saksela y su equipo. Ya fuera la variante Omicron, Delta o el SARS-CoV-2 original, el virus dejó de infectar las células una vez que se administró incluso una dosis pequeña del aerosol.

Por supuesto, toda esta es una investigación preliminar que aun no ha pasado por una revisión por pares. Así que, aunque los resultados parecen alentadores, el tiempo dirá si este aerosol puede hacer su magia en humanos. Sin embargo, si el trabajo continúa siendo prometedor, Saksela cree que este aerosol será valioso incluso después de que haya terminado la pandemia de covid-19.

“Esta tecnología es barata y altamente fabricable, y el inhibidor funciona igual de bien contra todas las variantes”, dijo. “También funciona contra el virus SARS (ya extinto), por lo que también podría servir como una medida de emergencia contra posibles nuevos coronavirus (SARS-CoV-3 y -4).”

Saksela no sabe cuánto tardará el aerosol en llegar a la fase de ensayos clínicos y, posteriormente, al mercado. Puesto que el aerosol podría considerarse un medicamento o un dispositivo médico, según el proceso regulatorio de cada país, es difícil saber cuándo podría durar el desarrollo. Lo bueno es que además de continuar trabajando en un tratamiento contra la covid-19, el equipo podría intentar desarrollar un aerosol similar para otras infecciones respiratorias.