De igual modo la psicóloga manifiesta que los estudiantes experimentarán un cambió en el comportamiento, conductas desafiantes, resistencia, deserción escolar, agresividad, fatiga cognitiva e irritabilidad.

SANTO DOMINGO.-La Asociación Dominicana de Profesionales de la Psicología aseguró este lunes que la reinserción escolar, podría provocar en los niños detonantes emocionales y psicológicos significativos que afectarían su salud mental.

María Candelaria, la presidenta de ASODOPSI, consideró que las clases presenciales para algunos maestros y padres puede significar un medio de escape, pero manifiesta que esto detonará trastornos emocionales, tales como pánico al contagio, estrés, angustia, miedo, duelo, alteración en el ciclo del sueño y ansiedad.

De igual modo la psicóloga manifiesta que los estudiantes experimentarán un cambió en el comportamiento, conductas desafiantes, resistencia, deserción escolar, agresividad, fatiga cognitiva e irritabilidad.

Candelaria expresó que los centros educativos deben proporcionar estrategias en el retorno a las aulas, para no haya un colapso emocional en los estudiantes.

“No podemos dejar de lado la situación de agotamiento físico y mental, carga laboral, estrés, ansiedad generalizada, que vivieron los padres y los maestros, antes el proceso de adaptación de las clases virtuales y el aislamiento social.  La pregunta sería ¿nuestros  educativos están preparados para afrontar esté gran reto, de readaptación escolar, los maestros están recibiendo ayuda psicológica antes de integrarse a las aulas?”, agregó la profesional de la conducta.

Manifestó que no se debe dejar de lado, que muchos padres perdieron sus trabajos, niños fueron víctimas de violencia física, fallecimientos de sus padres y las madres sufrieron violencia intrafamiliar, entre otras situaciones que afectarían su desempeño educativo.

Algunas de las recomendaciones que hace la psicóloga clínica y terapeuta familiar son:

1. Gestionar de forma oportuna la atención emocional y psicológica de los NNA, especialmente los más vulnerables.

2. Reconocer las señales de estrés, ansiedad o negación, desnutrición, si están siendo maltratados físicamente o psicológicamente, al regreso a clases.

3. Qué los maestros y maestras reciban asistencia y capacitados para el proceso de adaptación positiva de los NNA, Trabajar en conjunto con los padres.

4. Qué en cada centro educativo haya por los menos dos psicólogos clínicos con las competencias profesionales para intervenir de manera oportuna.