La deficiencia de este mineral puede acabar generando problemas de salud como la anemia ferropénica.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El hierro es un mineral imprescindible para el óptimo crecimiento y desarrollo, ya que "el cuerpo lo utiliza para fabricar hemoglobina, una proteína que transporta el oxígeno de los pulmones a distintas partes del cuerpo". Asimismo, el organismo utiliza este mineral para la producción de mioglobina, que reparte oxígeno a los músculos, y para las hormonas y los tejidos, explican desde los National Institute of Health (NIH) de Estados Unidos.

En este sentido, es importante ingerir la cantidad de hierro necesaria cada día en función de la edad, del sexo y de la dieta. Esto se debe a que las personas que no consumen productos de origen animal deben incrementar la ingesta de hierro mediante suplementos.

¿En qué alimentos se encuentra este mineral?

Existen una gran cantidad de alimentos que contienen de forma natural este mineral, esencial para evitar enfermedades como la anemia, que ocurre cuando la sangre no dispone de la cantidad necesaria de glóbulos rojos encargados de transportar el oxígeno por el cuerpo.

Como detallan en los NIH, este mineral se puede encontrar en:

  • Carnes magras, mariscos y aves;
  • Cereales y panes fortificados con hierro;
  • Judías pintas, frijoles o lentejas.
  • Verduras como las espinacas.
  • Frutos secos como las nueces.

Este mineral puede encontrarse en los alimentos de dos formas: hierro hemo o hierro no hemo. En este sentido, el cuerpo absorbe con más facilidad el hierro hemo, presente en alimentos de origen animal. "Para mejorar la absorción del hierro de fuentes vegetales, deben acompañarse con carnes, aves, mariscos y alimentos con vitamina C, como cítricos, fresas, pimientos dulces, tomates y brócoli", subrayan.

¿Qué sucede si no consumo suficiente hierro?

La insuficiente ingesta de este mineral no suele manifestarse con síntomas evidentes a corto plazo porque "el cuerpo utiliza el hierro almacenado en los músculos, el hígado, el bazo y la médula óseo", aclaran. Sin embargo, si la cantidad almacenada disminuye, se puede producir una anemia por deficiencia de hierro.

Los signos de alerta de este tipo de anemia, conocida como ferropénica, son los siguientes: "cansancio y la falta de energía, trastornos intestinales, falta de memoria y concentración, y disminución de la habilidad de combatir gérmenes e infecciones o de controlar la temperatura del cuerpo".

Fuente: 20 minutos.com