Un 40% de las mujeres ha padecido caída de cabello y que 1 de cada 6 sufre alopecia. Mientras que en hombres el porcentaje asciende al 50% en los mayores de 50 años.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-  Que se caiga el cabello es normal a lo largo de la vida; ya que consiste en un recambio necesario y forma parte del ciclo natural. Sin embargo, en algunos momentos esto puede ser considerado una preocupación y da paso a la necesidad de contar con un tratamiento médico.

Todos los días perdemos entre 25 y 70 pelos, ya que los folículos que componen el cabello crecen y se renuevan cumpliendo ciclos asincrónicos”, señaló la médica dermatóloga Cecilia Navarro Tuculet, coordinadora de la sección Tricología del Hospital Italiano de Buenos Aires, en diálogo con Infobae.

En ese sentido, señaló que un 40% de las mujeres ha padecido caída de cabello y que 1 de cada 6 sufre alopecia. Mientras que en hombres el porcentaje asciende al 50% en los mayores de 50 años.

Según los expertos, la alopecia (es decir la falta de cabello) se divide en dos grandes grupos: las cicatrizales y las que no lo son, siendo que estas últimas son las más frecuentes.

“De las cicatrizales sólo mencionaremos que el pelo que se pierde, no se recupera y por esta razón por la cual es de vital importancia consultar a un especialista para un diagnóstico temprano y tratamiento adecuado”, explicó Navarro.

Mientras que las que no lo son, se enmarcan en “una larga lista de causas”. “Las alopecias no cicatrizales más frecuentes son el efluvio telógeno, que produce generalmente una pérdida reversible, y la alopecia androgenética o calvicie común, tanto masculina como femenina”, afirmó la dermatóloga. Según señaló, en estos casos, el cabello se recupera naturalmente.

COVID-19 y caída del cabello

El efluvio telógenotelógeno, que es un incremento en la pérdida de cabello que puede ser secundaria a una gran cantidad de factores desencadenantes, también encontró el el COVID otra causa.

“Si es un efluvio telógeno (aumento del % de pelos en fase de caída), las causas pueden ir desde una infección como el COVID, anemia, dietas estrictas, alteraciones tiroideas, y posparto. En cambio, otros tipos de caída pueden estar asociadas a una predisposición genética”, afirmó Vanina Gegdyszman, médica dermatóloga, especialista en tricología y asesora de Klorane (MN 144999), en diálogo con Infobae.

Más allá de la pandemia, los expertos señalan que las causas más frecuentes para la alopecia son:

- Alteración de las hormonas tiroideas

- Falta de depósitos de hierro suficientes o anemia de otro origen

- Medicación, cirugías, parto, situaciones de gran estrés físico o psíquico.

- Enfermedades febriles o traumatismos

- Pérdida de peso, entre otras.

En este aspecto, los expertos recalcan que la caída de cabello por alopecias no cicatrizales se recupera en 6 a 12 meses. Aunque instaron a consultar con un experto para analizar las posibles deficiencias; ya que pese a que puede ser reversible, puede convertirse en una situación crónica.

Cómo se trata la alopecia

Los expertos señalan la importancia de un acudir prontamente a la consulta médica, ya que se puede estabilizar la caída de cabello o, incluso, revertirla. Hasta el momento, hay lociones y medicamentos por vía oral que, además de ser seguros y efectivos en hombres y mujeres, permiten una mejora en el cuadro. Incluso, hay tratamientos coadyuvantes como mesoterapia, plasma rico en plaquetas y luz led, entre otros puntos, que pueden mejorar aún más el pronóstico.

Algunos complementos para el tratamiento

Lavado: diario o incluso dos veces al día, si es necesario. El cabello que no cayó en un lavado caerá todo junto en un lavado diferido.

Champú: se recomiendan suaves y de uso frecuente, alternando con el champú de tratamiento dermatológico prescripto.

Tintura y gel: los productos de uso externo (como la gomina, las tinturas, los acondicionadores, etc.) no intervienen en el proceso de atrofia del folículo, por lo tanto no alteran el curso de crecimiento de pelo.

Peinados: si implican una tracción (pelo recogido, rayas muy marcadas y tirantes, etc.) pueden arrancar cabello si son excesivamente tirantes.

Cabello largo: el pelo corto o largo no afecta la caída del cabello, aunque los expertos advierten que el pelo largo puede generar más tracción y arranque de cabello por la necesidad de peinarlo.

Almendras y gelatina: se recomienda su consumo ya que contienen aminoácidos esenciales para el crecimiento del cabello.