De acuerdo con la OMS los trastornos mentales son una de las principales causas de discapacidad, siendo afecciones que impactan su pensamiento, sentimientos, estado de ánimo y comportamiento.

SANTO DOMINGO.- Los efectos y secuelas que ha dejado la pandemia del COVID-19 sobre la salud mental y el bienestar de la población podrían prolongarse durante muchos años, sobre todo en los más jóvenes, cuyo incremento en la demanda de atención médica se estima entre un 30 y un 40%.

¿Cuáles trastornos han aumentado? Y ¿Qué medidas deben aplicarse en el país para lograr preservar la salud mental?

La depresión y la ansiedad aumentaron más de un 25 por ciento en el primer año de la pandemia del COVID-19.

De acuerdo con la OMS los trastornos mentales son una de las principales causas de discapacidad, siendo afecciones que impactan su pensamiento, sentimientos, estado de ánimo y comportamiento.

Pueden ser ocasionales o duraderas y  pueden afectar su capacidad de relacionarse con los demás y funcionar cada día.

Entre algunas señales de advertencia que indican que su salud mental podría verse afectada incluyen:

  • Dejar de compartir con personas o situaciones que solía disfrutar
  • Padecer de trastornos del sueño como el insomnio
  • Tener los niveles de energía muy por debajo de lo normal
  • Consumir drogas o alcohol en exceso
  • Sufrir cambios de humor repentinos que afectan sus relaciones
  • Cambios importantes en los hábitos alimentarios
  • Exceso de enojo, hostilidad o violencia

No hay una sola causa de la enfermedad mental. Varios factores pueden contribuir al riesgo de sufrirla, por ejemplo:

  • Sus genes y su historia familiar
  • Su experiencia de vida y hasta factores biológicos como desequilibrios químicos en el cerebro

Las personas con trastornos mentales graves mueren de media de 10 a 20 años antes que la población general, la mayoría de las veces por enfermedades físicas prevenibles, como lo son la aparición de cáncer o enfermedades cardiovasculares.

 

La labor de los psicólogos es de alta importancia en estos momentos. Sin embargo, especialistas en el área expresan que este sector se ha quedado en el olvido y manifiestan la necesidad de contar con una ley que regule esta problemática.