Existen multitud de alimentos de temporada que nos aportan nutrientes y vitaminas esenciales para una dieta saludable.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Conocer las frutas y verduras de temporada nos permitirá acercarnos a la alimentación sostenible. En el nuevo episodio del pódcast “A gusto con la Tierra” se analizan cuáles son los mejores alimentos para el verano

La cereza es una fruta rica en agua, ideal para consumir en la temporada de verano. 

Existen multitud de alimentos de temporada que nos aportan nutrientes y vitaminas esenciales para una dieta saludable.

Noelia López, nutricionista de Nestlé España, presenta las mejores frutas y verduras de verano para llevar una alimentación más sostenible.

En principio, la altísima disponibilidad de frutas y verduras en esta época asegura el acceso a productos saludables, mejoras en la agricultura y la facilidad en la importación de productos de otros países.

No obstante, este tipo de sistema tiene importantes consecuencias en la sostenibilidad y el crecimiento natural de estos alimentos.

Consumir productos de temporada, como las frutas y verduras de verano, no solo tiene beneficios ecológicos, sino que también puede ser beneficioso a nivel nutricional en algunos casos.

Productos de temporada, mayor calidad

Una de las ventajas de los vegetales de temporada es que se respeta el ciclo de producción, por lo que es más respetuoso con el medio ambiente. Al respetar los ciclos de crecimiento, el sabor y el olor son de mayor calidad.

La nutricionista indica que las ventajas de las frutas y verduras de temporada, como las de verano, varían “dependiendo de las condiciones de recogida, el almacenaje del producto hasta el consumidor, las temperaturas de conservación y la madurez del vegetal”.

En el caso de las frutas y verduras congeladas, son productos que presentan los mismos beneficios nutricionales que los alimentos al natural.

“Los vegetales se recogen en el momento nutricional óptimo y se congelan al instante a temperaturas más frías que un congelador doméstico. Esto hace que los alimentos congelados sean totalmente nutritivos”, señala Noelia López.

Más allá del valor nutricional consumir frutas y verduras de temporada contribuye a la sostenibilidad y bienestar del planeta.

Los productos de proximidad al no necesitar envíos de larga distancia no tienen impacto en el consumo energético. Además, existe una implicación en la economía local.

Frutas de verano

En verano, hay infinidad de frutas jugosas y refrescantes como el melocotón, que nos aporta un extra de agua necesario para hidratarnos.

De la misma forma, la sandía tiene casi un 90 % de agua, por lo que es la perfecta aliada para la temporada de verano y no supone un gran aporte energético. Se puede consumir al natural o incorporarla a elaboraciones.

La nutricionista también señala otras frutas típicas del verano como :

Melón

Ciruelas

Cerezas

Albaricoques

Nectarinas

Mango

Higos

Estas frutas sirven para recetas como mermeladas caseras, tartas o postres como los polos de melocotón y yogur.

En verano, no pueden faltar tampoco los helados, batidos o sorbetes con frutas, pero nunca deben reemplazar a la pieza entera.

Recetas como el arroz con leche y mango de Nestlé Cocina se pueden preparar de forma fácil para ocasiones especiales.

Además, también se pueden utilizar en platos principales como la ensalada de pollo y mango con salsa de yogur al curri o la vichyssoise de higos.

La sandía es una de las frutas estrellas del verano gracias a su poder refrescante.

La fruta entera, con piel y de temporada

Aunque estas recetas se pueden preparar ocasionalmente, se debe intentar optar por consumir las piezas de fruta enteras sin cocinar.

Tampoco es recomendable tomarla en zumos porque aportan únicamente agua y vitaminas.

Si se compra fruta cortada en supermercados, hay que recordar que será una opción menos sostenible y debe mantenerse refrigerada.

La experta destaca que la mejor opción es la “fruta entera, con piel, de temporada y de proximidad” para seguir una alimentación saludable y sostenible.

Verduras de verano

Hay numerosas verduras y hortalizas disponibles en la temporada de verano. Es importante recordar que se deben consumir dos raciones al día y que una de ellas sea en crudo.

Durante el verano, hay verduras ricas en betacarotenos que contribuyen a que nuestra piel esté protegida de los radicales libres. Esto no significa que se pueda prescindir de la crema solar para protegernos.

La zanahoria es una verdura característica del verano que puede prepararse en patés, croquetas o una crema fría. Otro clásico es el calabacín, ideal para preparar tortillas de patata con calabacín, pizzas y hojaldres.

No podemos olvidarnos de las ensaladas. En estas preparaciones, se pueden combinar múltiples verduras, hortalizas y frutas con infinidad de ingredientes.

Las ensaladas son recetas fáciles, deliciosas y baratas. Una excelente forma de comer sano sin complicaciones en cualquier temporada.