Algunos de sus síntomas son afectación en la sensibilidad de alguna parte del cuerpo, sensación de cansancio o fatiga, alteraciones visuales, falta de coordinación y equilibrio, debilidad muscular, dificultad en la velocidad para pensar o memorizar.

SANTO DOMINGO.- La Esclerosis Múltiple (EM), también conocida como la enfermedad de las mil caras, es un padecimiento del sistema nervioso central que afecta de manera distinta a todos aquellos que la sufren, por ello es importante que cada vez más personas conozcan sus síntomas y lograr así una detección oportuna y temprana que permita, a su vez, un tratamiento temprano individualizado en función de las características de su padecimiento, que ayude a tener una mejor calidad de vida.

De acuerdo con la Federación Internacional de la Esclerosis Múltiple, cada 5 minutos, alguien, en algún lugar del mundo, es diagnosticado con esta enfermedad, por lo que a lo largo de su vida podría sufrir daños en el cerebro y médula espinal que podrían afectar considerablemente al paciente de no ser detectada y atendida adecuadamente.

Por ello, y con motivo del Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, el próximo 30 de mayo 30, durante la conferencia de prensa “Escuchar para conectar: HablEMos de Esclerosis Múltiple”, la doctora Deyanira Ramírez, Médico especialista en Medicina Interna y Neurología), enfatizó que “algunos de los síntomas que alertan la presencia de esta enfermedad son: falta de coordinación y equilibrio, debilidad muscular, alteraciones de la vista, dificultades para pensar o memorizar y sensaciones de picazón, pinchazos o entumecimiento”.

Por ser una enfermedad inflamatoria autoinmune y neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso central sus manifestaciones en cada paciente serán distintas. “La Esclerosis Múltiple tiene episodios impredecibles, por ello debe haber un monitoreo médico constante, pues solo bajo un estricto conocimiento de su sintomatología y con el control farmacologico adecuado se puede disminuir su impacto en quienes viven con ella”, indicó Ramírez.

Los médicos aseveran que los ‘brotes’ o recaídas pueden dejar secuelas irreversibles y que la única manera de pausar la progresión de la enfermedad es a través de un manejo oportuno y pertinaz del uso de tratamientos especializados y adaptados a cada paciente.

“Enfocados en las necesidades de las personas con EM, es que hoy existen tratamientos como Cladribina, tabletas orales de alta eficacia, aprobado en República Dominicana para pacientes con Esclerosis Múltiple Remitente de alta actividad, el cual demostró a través del estudio pivotal Clarity que en aproximadamente el 47% de los pacientes, hay ausencia de todo tipo de actividad de la enfermedad por 2 años; los pacientes en su mayoría no presentaron recaídas ni lesiones nuevas detectadas por resonancia magnética, marcando un hito y progreso en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple”, agregó Helena Jiménez, Gerente Médica de Merck Centroamérica y Caribe.

“La mejor manera de generar empatía con quienes padecen EM es el conocimiento. Una vez que escuchamos cómo cambia su día a día a causa de la enfermedad o cómo fue el proceso para llegar a un diagnóstico certero, es posible entender que la falta de información sigue siendo un obstáculo para la atención oportuna”, agregó la especialista.

Otro factor importante en el seguimiento de la EM es el acompañamiento de familiares, amigos y cuidadores pues representan la principal red de apoyo; incluso juegan un papel primordial en la atención y seguimiento médico, así como en la adherencia terapéutica.

“La EM se caracteriza por producir una alteración de la capacidad de los nervios para conducir los impulsos eléctricos hacia y desde el cerebro, debido a la desmielinización, pero gracias a un diagnóstico temprano, el tratamiento adecuado y el acompañamiento del núcleo familiar, los pacientes podrán llevar a cabo las actividades del día a día, ya sean simples o complejas, de manera mucho más fácil” puntualizó Deyanira Ramírez.

Por todo esto, en el marco del Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, expertos en salud hacen un llamado a generar conexiones y mayor conocimiento en torno la enfermedad, atrayendo la atención de la población a través de la experiencia de cuidadores, familiares, comunidad médica y organismos que brindan atención y soporte a pacientes con EM a fin de lograr mayor conocimiento y disminuir los diagnósticos tardíos asociados de EM.