La salud física, mental y social de quienes roncan también puede verse muy afectada.

SANTO DOMINGO.- ¿Es usted un roncador habitual? Se estima que aproximadamente la mitad de la población adulta del mundo ronca, y uno de cada 10 niños también lo hace.

Aunque esto parezca normal, en muchos casos no lo es y puede indicar un problema de salud mayor.

Es común que una persona descubra que ronca a través de otra persona, generalmente familiares o alguien con quien comparte el mismo espacio como su pareja o hijos.

Los hombres tienden a roncar más que las mujeres. Esto se debe a que su faringe es más grande y tiene mayor capacidad para colapsar. Las mujeres suelen comenzar a  roncar después de la menopausia.

Las causas  de los ronquidos son diversas.

Hay personas que roncan cuando:

-Duermen boca arriba

-Después de beber alcohol o usar medicamentos

-También están los que roncan por cambios anatómicos, como amígdalas grandes y paladar estrecho

-o por factores como la obesidad, el tabaquismo, el embarazo y antecedentes de enfermedades alérgicas.

Además de los efectos directos e indirectos, también es necesario investigar la existencia de patologías, como la apnea obstructiva del sueño, una obstrucción de las vías respiratorias en la garganta que hace que la persona deje de respirar temporalmente (en casos severos puede incluso causar la muerte.

La salud física, mental y social de quienes roncan también puede verse muy afectada.

Asociada a una noche inquieta, la mala calidad del sueño está relacionada con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, trastornos depresivos y estrés.

Para los que roncan poco, bajo y en ocasiones puntuales, el simple cambio de posición mientras duerme puede ser suficiente para paliar o solucionar el problema.