La reactivación del proceso de vacunación ocurre en medio de una nueva ola de la pandemia y ante la inminente entrada en vigencia de la resolución del Ministerio de Salud Pública.

Por Sandy Cuevas

SANTO DOMINGO.- Con la advertencia de que todos los empleados públicos deberán presentar a partir del 31 de enero el comprobante de que cuentan con tres vacunas anticovid o una prueba semanal PCR, se reactivó desde este lunes el flujo de personas en busca de la tercera inyección en los centros de inoculación, pese a la oposición de muchos de esos trabajadores del Gobierno.

El flujo de personas en busca de inmunizarse comenzó desde muy temprano en los centros de vacunación del Gran Santo Domingo, luego de varias semanas de que esos locales lucían vacíos.

La reactivación del proceso de vacunación ocurre en medio de una nueva ola de la pandemia y ante la inminente entrada en vigencia de la resolución del Ministerio de Salud Pública que obligará a ciudadanos a tener al menos tres dosis del fármaco para entrar a instituciones del Estado, como también abordar el transporte colectivo.

Para algunos adultos mayores, la acelerada propagación de la variante ómicron genera temor ante la posibilidad de contagiarse, pese a ya haber recibido dos y hasta tres vacunas.

Ante el incremento en la demanda de vacunas, el Ministerio de Salud ha contemplado aumentar la cantidad de personal en los puestos de inoculación, a donde deberán acudir los empleados públicos a recibir la tercera dosis en las próximas cuatro semanas, cuando vence el plazo para que se hayan aplicado la inyección de refuerzo.

Según el portal web vacunateRD, 25 provincias aún están por debajo del 70 por ciento de su población con las dos dosis. De ellas hay siete demarcaciones en las cuales su población no llega al 70 por ciento ni siquiera con la primera dosis.