La inclusión del sexo como variable en los ensayos clínicos "podría ayudar a la identificación de intervenciones eficaces y proporcionar información sobre la patología de la covid-19".

REDACCIÓN.- Las diferencias entre hombres y mujeres influyen en la infección por SARS-Cov-2, pero solo un 4 % de los estudios que investigan enfoques terapéuticos tienen en cuenta el sexo y/o el género como variable analítica, señala un estudio que publica hoy "Nature Communications".

La investigación pasa revista a los 4.420 estudios clínicos sobre covid-19 incluidos en la web ClinicalTrials.gov, una base de datos que recopila los ensayos que se hacen en más de 220 países y depende de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

La inclusión del sexo como variable en los ensayos clínicos "podría ayudar a la identificación de intervenciones eficaces y proporcionar información sobre la patología de la covid-19", según el equipo, encabezado por Sabine Oertelt-Prigione, de la Universidad de Holanda.

Las diferencias de sexo influyen, por ejemplo, en la frecuencia y la gravedad de los efectos secundarios farmacológicos, destacan los autores en el informe.

El género, una variable construida socialmente que puede describir la identidad, las normas y las relaciones entre los individuos - precisa el estudio-, "puede afectar al acceso a las pruebas, el diagnóstico, la atención médica y los tratamientos, y también influye en la disponibilidad de apoyo social, económico y logístico".

Excluir las diferencias de sexo al informar sobre los resultados de los ensayos clínicos "podría conducir a un aumento del riesgo de efectos secundarios para el sexo excluido", mientras que al no considerar el género como variable "se pierde la oportunidad de abordar la desigualdad en la atención sanitaria".

Los investigadores que trabajan en covid-19 y SARS-CoV-2 deberían aplicar una metodología específica para cada sexo, considera el equipo, y un análisis más exhaustivo debería tratar las repercusiones relacionadas con el género e identificar las experiencias de subgrupos específicos.

El equipo pasó revista a los ensayos clínicos en relación con la covid-19 entre enero de 2020 y de 2021, en total 4.420, de los que la mayoría (2.496) no hacían referencia al sexo o al género en el registro donde se describe.

Los autores identificaron 935 estudios (21,2 %) en los que el sexo o el género solo se mencionaba en el contexto del reclutamiento de las personas.

Por el contrario, solo 178 estudios (un 4 %) informaban de un plan para incluir el sexo y/o género como una variable analítica; y 237 (el 5,4 %) planificaron muestras emparejadas por sexo o enfatizaron en la información sobre estas variables.

Los autores advierten de que este estudio solo examinan los ensayos incluidos en ClinicalTrials.gov, lo que puede afectar a la aplicabilidad global de sus resultados.