Este vínculo fatal se da sobre todo entre los grupos más vulnerables, y especialmente en ancianos y adolescentes, y cuando la depresión se cronifica.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Son numerosos los estudios que ponen de manifiesto la fuerte relación entre depresión y suicidio, y hay una palabra clave de fondo: la desesperanza. Un sentimiento que lleva a las personas a creer que hagan lo que hagan no van a conseguir supera el dolor y el sufrimiento que les embarga, en medio de un sentimiento de profunda soledad

Este vínculo fatal se da sobre todo entre los grupos más vulnerables, y especialmente en ancianos y adolescentes, y cuando la depresión se cronifica.

“De hecho, los expertos señalan que el 90 % de las personas que cometen suicidio tienen un problema de salud mental, principalmente depresión”.

Así lo afirma Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Rey Juan Carlos, uno de los múltiples autores del Libro Blanco “Depresión y suicidio 2020. Documento estratégico para la promoción de la Salud Mental”, impulsado por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), con el apoyo de Janssen.

En Europa, de las 60.000 personas que mueren por suicidio consumado, más de la mitad estaban deprimidas.

En España. el suicido es la causa externa más frecuente de muerte por encima de los accidentes de tráfico, y la segunda causa de muerte más frecuente en el grupo de edad de entre los 20 y los 24 años en el año 2017, pero también cabe destacar que el aumento de la depresión está ligado al envejecimiento de la población, con la vida en soledad y con patologías crónicas asociadas v comorbilidad.

Desesperanza y soledad

Luis Fernando López Martínez, psicólogo e investigador de conductas autolesivas y suicidas en entornos digitales, explica a EFEsalud que la palabra clave para entenderlo es la desesperanza.

“Existe una indefensión que lleva al paciente a creer que haga lo que haga no se va  a revertir el dolor y sufrimiento que padece. La desesperanza es una característica nuclear de la depresión”.

Cuando no hay un acompañamiento social, cuando estas personas no encuentran lugares cálidos donde poder conversar, exponer su dolor, “se sienten estigmatizadas y desconectadas de la sociedad y sus relaciones, su sentimiento de culpa y desesperanza empieza a anidar en ellas, y deviene en depresión, como patología mental”.

Con el tiempo, explica este psicólogo que es también experto en duelo y prevención de conductas suicidas, empiezan a desarrollar ideación suicida, pero en esta fase no saben donde, como y cuando lo van a  hacer. “Piensan en la muerte como una salida a su sufrimiento pero no está elaborada”, añade.

Si no hay un buen acompañamiento clínico y social, la ideación suicida empieza a estructurarse, a pensar cuándo y cómo lo van a hacer, y bajo la creencia de que los que les rodean van a estar mejor sin ellos.

En su pensamiento distorsionado por la depresión llegan también a la conclusión de que nadie les puede ayudar, y que su sufrimiento nunca a va a terminar.

Es por ello que la depresión está muy ligada a la ideación suicida, se presenta como una tormenta perfecta.

El mundo actual y tecnológico aparece como un gran telón de fondo detrás de los pacientes jóvenes, pero también en los mayores.

Los jóvenes, considera el especialista, no están educados en la frustración y la capacidad de adaptación a una época de mucha incertidumbre.

La cultura de la inmediatez y de las redes sociales también incide: la imagen virtual de triunfo y de aparentar cuenta más que una identidad personal sólida que no saben como desarrollar, y es ahí cuando comienzan conductas poco adaptativas, que pueden derivar en trastornos de ansiedad, depresivos y con el tiempo revertir en un cuadro patológico.

En cuanto a la tercera edad, señala López Martínez, existe una cultura del abandono donde los mayores no están arropados, ni bien acompañados.

“Se sienten muy desconectados en un mundo que es muy rápido y tecnológico, que no entienden, no comprenden, con dificultades de acceso. Se sienten desamparados, todo esto sumado a la actual situación de pandemia, y con un gran fondo de soledad“.
Infografía de la OMS

En el citado libro blanco de la psiquiatría se indican los siguientes factores de riesgo, la señales de alerta y los factores que protegen:

Suicidio: factores de riesgo

  • El estigma, que conduce a la falta de voluntad para buscar ayuda
  • Dificultades para el acceso a tratamiento, sentimientos de desesperanza o aislamiento
  • Pérdida (relacional, social, laboral o financiera)
  • La soledad y la desesperanza
  • Intentos de suicidio previo
  • Presencia de una patología de salud mental, dolor crónico y enfermedades (cáncer, diabetes, VIH/SIDA, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer)
  • Consumo nocivo de alcohol y otras sustancias
  • Maltrato infantil
  • Antecedentes familiares de suicidio
  • Factores genéticos y biológicos

Otros factores que incrementan el riesgo son la letalidad del método empleado (fármacos, armas de fuego, ahorcamiento, etc.), la baja probabilidad de ser descubierto, la existencia de un plan detallado o de una nota de despedida, ausencia de crítica del intento, escasos proyectos de futuro y expresión de deseos de morir.

Señales de alerta verbales

Comentarios o verbalizaciones negativas sobre sí mismo o sobre su vida

“No valgo para nada”

“Esta vida es un asco”

“Mi vida no tiene sentido“

“Estaríais mejor sin mí”

“Soy una carga para todo el mundo”

“Toda mi vida ha sido inútil”

“Estoy cansado de luchar”

“Lo mío no tiene solución”

“Quiero terminar con todo”

“Las cosas no van a mejorar nunca”

Comentarios o verbalizaciones relacionadas con el acto suicida o la muerte

“Me gustaría desaparecer”

“Quiero descansar”

“No deseo seguir viviendo”

“Me pregunto cómo sería la vida si estuviese muerto”

“Quiero quitarme la vida pero no sé cómo”

“Nadie me quiere y es preferible morir”

“No merece la pena seguir viviendo”

“Después de pensar mucho ya sé cómo quitarme de enmedio”

Despedidas verbales o escritas: “Quiero que sepas que en todo este tiempo me has ayudado mucho”

Señales de alerta no verbales

1.- Cambio repentino de conducta y aumento significativo de irascibilidad, irritabilidad e ingesta de bebidas alcohólicas en cantidades superiores a las habituales y con una frecuencia inusual

2.- Periodo de calma y tranquilidad repentino cuando previamente ha presentado gran agitación. (Considerar esta situación una mejoría puede ser un error; puede constituir una señal de peligro de riesgo inminente)

3.- Aparición de laceraciones recientes en alguna de parte del cuerpo

4.- Regalar objetos muy personales, preciados y queridos

5.- Cerrar asuntos pendientes

Suicidio: factores que protegen

• Sólidas relaciones personales

• Creencias religiosas y espirituales

• Estrategias prácticas positivas de afrontamiento y bienestar como modo de vida

• Enfoques anticipatorios de prevención

Las personas con conductas suicidas y sus allegados pueden recibir ayuda las 24 horas llamando al 112 o contactando con el Teléfono de la Esperanza (717 00 37 17) o la Fundación ANAR para niños y adolescentes, con el teléfono gratuito 900 20 20 10.