Los investigadores buscaron a esos mismos niños para volver a analizar las mismas características por las que se les interrogó de adolescentes. Encontraron a más de 600 y casi 200 accedieron a volver a pasar el test.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La personalidad cambia tanto con el tiempo que podemos parecer personas diferentes a los 14 años que a los 77. Es la principal conclusión a la que ha llegado el estudio científico más profundo hasta la fecha sobre personalidad.

Los autores de este análisis, que ha publicado la revista Psychology and Aging, tomaron como punto de partida una investigación realizada a en los años cincuenta a más de un millar de muchachos de 14 años en Escocia.

Los investigadores buscaron a esos mismos niños para volver a analizar las mismas características por las que se les interrogó de adolescentes. Encontraron a más de 600 y casi 200 accedieron a volver a pasar el test.

El principal resultado que han obtenido,  tras revisar sus estados de ánimo, originalidad, confianza en sí mismos, perseverancia o curiosidad, es que no somos las mismas personas, en cuanto a personalidad, a una edad temprana que a otra longeva.

Los investigadores quedaron extremadamente sorprendidos de sus hallazgos, puesto que estudios previos, con lapsos de tiempo menores, eso sí, habían descubierto mayores correlaciones en cuanto a las estabilidad de la personalidad propia.

Al parecer, cuanto más tiempo pasa más difícil es reconocer en uno mismo los mismos patrones que se tuvieron en pensamiento, emoción, comportamiento y mecanismos psicológicos, dice el estudio.