Solo en Latinoamérica este padecimiento afecta a más 6,5 millones de personas.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Al menos una de cada cinco personas entre los 70 y los 80 años padece o padecerá insuficiencia cardíaca en Latinoamérica, y el riesgo crece por factores como el envejecimiento, el estilo de vida y las enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad, alertó este jueves un experto.

“Latinoamérica está sufriendo una transición epidemiológica en la que se han modificado partes del estilo de vida asociados con enfermedades como hipertensión, diabetes y condiciones cardíacas”, dijo en conferencia de prensa el cardiólogo Efraín Gaxiola.

El especialista, que participó en un foro que reunió a profesionales y periodistas en salud, precisó que la insuficiencia cardíaca se define como la incapacidad del corazón para suministrar sangre oxigenada a la velocidad y cantidad, acorde con el requerimiento de todos los músculos del cuerpo humano.

Detalló que tan solo en Latinoamérica este padecimiento afecta a más 6,5 millones de personas y tiene un impacto económico en los sistemas de salud. “Es uña enfermedad que aumenta gastos por hospitalizaciones y genera pérdidas por productividad; y se estiman 1 millón de años de vida saludable pedidos”, aseveró.

Además, dijo, es la única enfermedad cardíaca cuya incidencia va en aumento pues es “la primera causa de hospitalización en personas mayores de 60 años, la primera causa de incapacidad”.

Gaxiola comentó la preocupación de los profesionales de la salud ante la creciente incidencia de este padecimiento, lo cual —abundó— se debe al incremento de casos de factores de riesgo.

“En Latinoamérica van en aumento los casos de diabetes, hipertensión y obesidad, además del envejecimiento de la población”, aseveró.

Y señaló que se estima que, en la próxima década, en el mundo una de cada cinco personas mayores de 40 años tendrán insuficiencia cardíaca y el mismo número morirá en el primer año tras el diagnóstico.

Además, dijo, esto aumentará los gastos para los sistemas de salud públicos.

“Se estima que para 2030 se gasten 73.000 millones de dólares en la región para atender esta condición”, aseveró.

Aunado a ello, explicó que la insuficiencia cardiaca se asocia al desarrollo de la enfermedad renal crónica, conocido como síndrome cardio renal.

Por ello, exaltó la importancia de tratar estas enfermedades, pero sobre todo de la prevención, ponderando estilos de vida saludables y una alimentación adecuada, así como el tratamiento integral de padecimientos como la hipertensión, la obesidad y la diabetes.