En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Sarcoma el estudio genómico abre la puerta a las terapias dirigidas

Sarcoma el estudio genómico abre la puerta a las terapias dirigidas
Sarcoma el estudio genómico abre la puerta a las terapias dirigidas

REDACCIÓN.- “El escenario actual en sarcoma era difícil vislumbrar hace cinco años. Hoy un estudio genómico del tumor nos permite poner en marcha un tratamiento con más beneficio clínico y posibilidad de respuesta de lo que hace muy pocos años ofrecían tratamientos que, aún siendo acertados eran genéricos, no personalizados”, explica el doctor Jesús García-Foncillas, director del Instituto Oncológico y departamento de Oncología del Hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

Por eso la genética en los sarcomas fue el tema principal de una jornada organizada por la Asociación Española de Afectados por Sarcomas (AEAS) con colaboración con la compañía OncoDNA.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existe más de 150 variedades descritas de sarcomas aunque son poco frecuentes en relación con otros cánceres. El principal caballo de batalla es que en fase incipiente cursa de forma asintomática por lo que existen muy pocos casos de diagnóstico precoz. Un bulto de crecimiento rápido o un dolor inexplicable deben dar la voz de alarma.

Aparecen en distintos tejidos y diversas localizaciones del organismo y en todas las franjas de edad.

Se dividen en dos tipos principales:

Sarcomas de partes blandas: El 80% de los casos. Aparece en músculos, tendones, grasa, vasos sanguíneos y linfáticos, nervios, revestimiento de las articulaciones.

En el 50% de los casos se localiza en brazos y piernas, en el 40% en el abdomen y en el 10% en cabeza y cuello. Su incidencia estimada en la Unión Europea es de unos 5 casos nuevos al año por cada 100.000 habitantes, siendo ligeramente más frecuentes en hombres que en mujeres y pueden verse en todas la edades, aunque la edad de máxima aparición en adultos se encuentra entre los 40 y 60 años, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Sarcomas óseos: afecta a los huesos y son muy infrecuentes (1 paciente nuevo por año por cada 100.000 habitantes). Sobre todo afectan a niños y adolescentes.

Estos a su vez se presentan en tres subtipos fundamentales: osteosarcoma, sarcoma de Ewing y condrosarcoma.

Factores de riesgo de sarcoma
Según el doctor García-Foncillas, existen varios factores de riesgo de padecer algún tipo de sarcoma como las radiaciones ionizantes o la posibilidad de estar expuesto a algunos agentes químicos.

Pero el factor de riesgo más claro es la predisposición genética, es decir, tener una mutación en un gen que incremente el peligro de desarrollar el cáncer. Existe un conjunto de síndromes que incrementan ese riesgo:

Síndrome de Li-Fraumeni (mutación del gen TP53)

Poliposis adenomatosa familiar (mutación gen APC)

Síndrome RB (retinoblastoma) (mutación gen RB)

Neurofibromatosis (mutación gen NF1)

Grandes pasos en los tratamientos
Cuando un sarcoma se diagnostica a tiempo y está localizado el tratamiento estándar consiste en una cirugía que permita la extirpación completa del tumor, radioterapia y quimioterapia (en este caso si existiese peligro de recidiva o no la extirpación no sea total).

En los casos de sarcomas avanzados, además de quimioterapia, el tratamiento de los últimos años se basa en las terapias biológicas (inhibidores y anticuerpos monoclonales) dirigidas contra la diana o mutación del gen.

“En sarcomas hay una gran cantidad de fármacos biológicos que ya están funcionando con buenos resultados clínicos”, indica el oncólogo quien asegura que hay otros muchos en fases experimentales, además de ensayos clínicos con fármacos de inmunoterapia que estimula el propio sistema inmune para que ataque al cáncer.

“Es un momento floreciente en investigación -opina- con elementos muy claros de esperanza y promesas reales”.

Oncología personalizada
La oncología personalizada, que cada paciente reciba el tratamiento más adecuado según las características genéticas de su tumor, es ya una realidad en muchos tumores y una de las principales líneas de abordaje del cáncer.

El estudio genómico se abre paso así como instrumento para prevenir o personalizar los tratamientos contra el cáncer mediante la identificación de las mutaciones genéticas del tumor, su talón de Aquiles.

Esas mutaciones genéticas pueden ser:

Somáticas o adquiridas: son esporádicas (no heredadas) y aparecen en los genes del propio tumor. El tabaco, las raciones, la exposición solar y otros factores desconocidas son algunas de las causas.

Mutaciones germinales o hereditarias: Ya están presentes en el óvulo o espermatozoide. No necesariamente provocan cáncer pero sí aumentan la predisposición de la persona a padecerlo. Pueden estar presentes en varios miembros de la familia al pasar de padres a hijos en un 50% de los casos. El 5-10% son causados por mutaciones hereditarias. Un ejemplo es la mutación BRCA para cáncer de mama y ovario.

“En el estudio del perfil molecular del tumor, a través de una muestra, se analizan las dianas asociadas a tratamientos y así se puede predecir cuáles son a los que mejor va a responder el paciente y evitar aquellos más tóxicos o a los que pueda ser resistente”, explica por su parte Ana Rodrigo, biotecnóloga y directora de operaciones de la compañía OncoDNA-Biosequence.

En el caso de los sarcomas, “encontramos diferentes mutaciones en distintos genes en los estudios genéticos y esos pacientes avanzados accedieron a tratamientos dirigidos, la mayoría en ensayos clínicos, con respuesta parcial y estable”.

Las ventajas de hacer un estudio genómico en casos de mutaciones hereditarias puede ayudar a prevenirlo o a realizar un diagnóstico precoz, además de identificar a más familiares en riesgo.

“La conclusión es que muchos de estos estudios genómicos en pacientes con sarcoma, sobre todo en recaída y sin opción de tratamiento, permita adaptar el tratamiento a las terapias dirigidas”, asegura Ana Rodrigo.

 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *