X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Jueves 28 de enero, 2021
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 207,455
  • Nuevos casos 1,150
  • Fallecidos total 2,579
  • Nuevos fallecidos 15
  • Recuperados 150,804
  • Críticos
  • Pruebas 1,017,664
<< Mapa interactivo >>

Se fue para siempre tal vez

Cualquiera que lea el título de este artículo y no ignore que Fernando Villalona es mi compadre, supondrá que se inspira en su merengue de corte romántico “Se que te perdí”, que originalmente fue una guarania de la autoría del extinto Mauricio Cardozo Ocampo y que allá por la década del 60 popularizó “El Indio Araucano” en bolero. La razón del posible yerro sería uno de de sus repetidos estribillos que reza así: “… Se fue para siempre tal vez, llorando nuestro amor…”.

Pero no es esa canción la que me mueve a escribir ni quien se ha ido provocó llanto alguno. El que se ha ido del país es Marco Vasconcelos Cruz, quien hasta el pasado día 15 se desempeñó como Director de Obebrecht. Su retirada coincide con la publicación parcial de declaraciones prestadas por Marco Pereira de Sousa Bilinski y Vinicius Veiga Borin, operador este último de cuentas offshore del “departamento de propinas” de la constructora brasileña.

Uno y otro, con ocasión de los “acuerdos de delación premiada” a que arribaron con el Ministerio Público de ese país, aseguraron que a ciertos dominicanos, incluido el yerno del ex Ministro de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa, se les transfería dinero en cuentas por ellos manejadas en Antigua Overseas Bank y Meinl Bank. Cabría inferir que a unos y a otros se les remuneró por trabajos realizados o servicios prestados, por lo que si la Procuraduría General de la República decidiese investigar la causa de esas transferencias, la declaración de Vasconcelos Cruz sería crucial.

Pero se fue, y quizás para siempre, pues medios de Brasil lo mencionan entre los 78 funcionarios de Odebrecht que a cambio de penas moderadas habrían convenido confesar delitos cometidos o prestar información relevante. Analistas políticos de allá han anticipado que las revelaciones que han empezado a ofrecerse constituirán una “ametralladora de calibre 100”, y la pregunta que se abre aquí es si Vasconcelos Cruz se referirá a las intimidades de aposento de las obras que les fueron asignadas a la multinacional entre el 2004 y el 2012.

No es secreto para nadie que los costos de muchas de esas obras fueron incrementados, mediante adendas, en porcentajes considerablemente superiores al que permite el art. 31.2 de la Ley No. 340/06, lo cual debió dar lugar a investigaciones penales. Sea como fuere, Vasconcelos Cruz se fue, y si el Ministerio Público se soltase de brazos y determinase que el esquema del que se valió aquí para agenciarse el favor oficial fue el que Odebrecht puso en vigor en Brasil y otros países de Latinoamérica, lo esperamos de vuelta para que asuma con valor las consecuencias de sus actos.

Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *