x

Semana Santa de luto con tragedias en Salcedo y La Victoria

Incidente

El humo, las cenizas, la angustia y los cuerpos calcinados, marcan los alrededores de la Penitenciaria Nacional de La Victoria, desde que el lunes 18 de marzo, se produjo un incendio que ha dejado al menos 13 muertos.

Santo Domingo.- La Semana Santa 2024 inicia bajo luto con la estela de muertes y tragedias que han conmocionado a la sociedad dominicana, por sucesos como el incendio en el carnaval de Salcedo y el de la cárcel La Victoria.

El humo, las cenizas, la angustia y los cuerpos calcinados, marcan los alrededores de la Penitenciaria Nacional de La Victoria, desde que el lunes 18 de marzo, se produjo un incendio que ha dejado al menos 13 muertos.

De la lista de reclusos fallecidos, solo tres han sido identificados por parte de las autoridades y entregados a sus familiares. Entre estos, Esteban Paredes Flores, Francis Michael Pérez y Gerald Davis Núñez González, mientras que los 10 restantes continúan en el proceso de identificación.

Según el informe de la Dirección General de Servicios Penitenciarios y Correccionales (DGSPC), el deceso de tres de los internos se produjo por inhalación de humo, uno de ellos en el Hospital Traumatológico Dr. Ney Arias Lora y otros dos en el Hospital de La Victoria.

En la rueda de prensa ofrecida por las autoridades el miércoles 20 de marzo, manifestaron que no descartan encontrar más víctimas por el incendio y derrumbe que se encuentra en investigación para determinar la causa de su origen.

La incertidumbre por la falta de información, embarga a los familiares de los presos de La Victoria, que a ocho días de originarse el incendio, la mayoría desconocen si su pariente esta vivo o muerto o a que cárcel han sido trasladados.

“No había necesidad de dejar quemar tantos presos. Hay muchos presos que todavía no se sabe si sus familiares lo creen vivos y están muertos”, expresó una de las madres a un equipo de Noticias SIN, cuando acudió al centro carcelario en busca de poder ver a su hijo.

Parientes desesperados, con ropas, utensilios, alimentos y demás objetos permitidos en manos, se apostan en las afueras del recinto altamente custodiado por las autoridades en clamor de conocer el paradero de los privados de libertad, quienes también manifestaron que a pesar de haber acudido al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) no han obtenido respuestas satisfactorias.

“Con la incertidumbre de no saber dónde están, si se lo llevaron. Entonces, uno venía y no nos daban información”, manifestó otra de las progenitoras.

De acuerdo a las cifras ofrecidas por las autoridades, por el suceso 294 reclusos fueron reubicados a la cárcel del Pinito en La Vega, 175 en el centro de corrección y rehabilitación de Anamuya, en Higüey, 98 al centro correccional Vista al Valle en San Francisco de Macorís, 72 en Elías Piña, 62 en el recinto carcelario cucama en La Romana, mientas que el Batey Bienvendio recibió 36 internos, el centro de corrección de San Pedro de Macorís 23 y 12 a Haras Nacionales.

La Victoria continúa en llamas

La noche del sábado se reportó otro conato de incendio en la cafetería de la Penitenciaria La Victoria, suceso que ocurre a pocos días de registrarse el trágico siniestro.

En los audiovisuales que circulan en las redes sociales, se observa a los reclusos intentando escapar del fuego, mientras rompen los candados de las celdas.

“Está cogiendo fuego la cárcel de nuevo. Llamen a la prensa, llamen a la prensa. ¿Presidente nos va a dejar morir?”, declaró en el video subido a las redes, uno de los privados de libertad al momento del suceso.

El incendio fue sofocado por las autoridades, sin reporte de pérdidas humanas.

Video: fuente externa

Una celebración convertida en una tragedia

El mes de marzo, recluyó con un voraz incendio en la celebración del carnaval de Salcedo, provincia Hermanas Mirabal, tronchando una tarde de alegría y diversión, que en poco tiempo devoró la piel y causó la muerte de adultos y menores, el pasado domingo 10 de marzo.

Mientras escapaban de las llamas

Vestidos con los peculiares disfraces coloridos y listos para iniciar el desfile, no imaginaron que el uso de la pirotécnica, cambiaria sus vidas.

Niños y adultos corriendo con llamas sobre sus cuerpos, en busca de ayuda para poder retirarse los trajes en los que se encontraban atrapados, fueron de las escenas dramáticas virilizadas en las redes sociales cuando se produjo el siniestro en la cueva de Los Toros.

Con quemaduras de tercer y segundo grado que han comprometido entre el 60 y 80 por ciento de su superficie corporal, se encontraban los menores y adultos que resultaron afectados, según informaron las autoridades al siguiente día del hecho.

“Algunos tienen mayor superficie corporal quemada, tenemos uno de ellos que es que él está más delicado con un 80 por ciento de su cuerpo quemado, otros oscilan entre los 35, 60 por ciento de su cobertura de cuerpo quemada”, declaró la directora del Hospital Infantil Doctor Robert Reid Cabral, Mabel Jones.

Sin embargo, el pasado 14 de marzo, a solo cuatro días de producirse el incendio, falleció la primera víctima. Se trata de Adriel Leonardo, menor de cinco años de edad que quedó con quemaduras de tercer grado y se encontraba ingresado en condiciones críticas en el Hospital Infantil Regional Universitario Doctor Arturo Grullón, ubicado en la provincia de Santiago.

Adriel Leonardo, falleció el mismo día de la graduación de su madre, Icel Romelina Abreu, mujer que resultó con sus manos quemadas luchando por quitarle el disfraz a su hijo.

Ese mismo día, también murió la segunda víctima, Ángel Miguel Santos Ovalles de 13 años quien padecía del síndrome de Williams y presentaba un 50 por ciento de la superficie de su cuerpo afectada.

A estos, le han seguido Joel Alexander García, de 6 años; Aquel de Jesús Diloné, de 11; Henry Rosario Ortega, de 53, César Junior Polonia, de 15 años y Janelvi Jiménez, de 8 años, quien el pasado 21 de marzo se convirtió en el séptimo fallecido.

Hasta el momento, los demás lesionados por las quemaduras se encuentran luchando por sus vidas, incluyendo otros cuatro menores, en condiciones críticas. 

Un calvario, condenado varias veces

El Ministerio Público, señaló a Elvis Miguel Santos de Jesús, miembro del grupo Carnaval Los Toros como el responsable de encender y manipular fuegos artificiales que causaron las quemaduras de 18 personas, incluyendo menores edad.

Elvis de Jesús, recibió atenciones medicas, luego de sufrir un preinfarto al enterarse del deceso de su hijo de crianza y nieto, Ángel Miguel Santos Ovalles, segunda víctima de la tragedia infernal.

En el comunicado del órgano acusador, se indica que el pasado 10 de marzo, “mientras el grupo de carnaval Los Toros se preparaba para su espectáculo de salida de la Cueva de Macarao, Elvis Miguel Santos de Jesús, encendió de manera imprudente y sin las precauciones de rigor, los fuegos artificiales, frente a la tarima, la cual hizo contacto con los trajes de papel de Los Toros y Toritos, dejando como resultado aproximadamente 18 personas con quemaduras en diferentes partes de su cuerpo”.

En ese mismo espacio, un equipo de Noticias SIN conversó con Elvis Miguel de Jesús antes de ser puesto a disposición de la justicia.

Afligido por la situación, expresó que era el más interesado en querer aclarar el suceso, debido a que en el incendio también resultó herido y muerto su familiar y su intención no era ocasionar dicho accidente.

“Yo no quisiera revivir ese día, después de ese día ya yo no soy Elvis. Yo soy inocente, mi intención era darle un evento de calidad a la población y que mi grupo saliera airoso” declaró el señor.

A Elvis, la Oficina de Atención Permanente del Distrito Judicial de la provincia Hermanas Mirabal le impuso tres meses de prisión domiciliaria como medida de coerción.

Mientras que, a Guillermo García Perdomo, acusado por el Ministerio Público de vender los fuegos artificiales que causaron el incendio en el carnaval, el tribunal le impuso presentación periódica como medida de coerción.  

También, deberá firmar un libro récord ante el fiscal investigador una vez al mes durante los próximos seis meses, por los hechos que se le imputan.

Las perdidas irreparables y el dolor, continúan latiendo en el corazón de las familias y en el pueblo de Salcedo quienes con pesar recuerdan a los fallecidos.

A consecuencia del hecho que ha consternado al país, sobre todo a Salcedo, se declaró cinco días de duelo.

Comenta con facebook