En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ser humilde

 

Ray Ortega.

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

No hay nada mejor en el mundo que el ser humilde. Si tenemos dinero o un modo de vida cómodo, no tenemos porque andarlo pregonando por el mundo para que todos lo sepan. Eso es no ser humilde. Tampoco ser humilde es decir lo que hacemos a favor de los demás, dice el refrán: Has bien y no mires a quien. Tampoco lo es el sentirse mejor que los demás porque hace cosas mejores y más grandes, eso se llama en cristiano falsa humildad, hay muchas faltas de humildad que si seguimos contándolas todas no habría papel donde ponerlas.

Quiero contarles una historia que recibí hace unos días y que lleva por título: La Humildad y dice así: Se acervaba mi cumpleaños y quería es año pedir un deseo especial al apagar las velas de mi pastel.

Caminando por el parque me senté al lado de un mendigo que estaba en uno de los bancos, el más retirado, viendo dos palomas revolotear cerca del estanque y me pareció curioso ver a un hombre de aspecto abandonado, mirar las avecillas con una sonrisa en la cara que parecía eterna. E acerqué él con la intención de preguntarle a él de por qué estaba tan feliz.

Quise también sentirme afortunado al conversar con él para sentirme más orgulloso de mis bienes, porque yo era un hombre al que no le faltaba nada, Tenía mi trabajo que me producía mucho dinero, claro ¿Cómo no iba a producírmelo trabajando tanto?, tenía mis hijos a los cuales gracias a mi esfuerzo tampoco les faltaba nada y tenían los juguetes que quisiesen tener.

En fin gracias a mis interminables horas de trabajo no les faltaba nada a mi familia. Me acerqué y le pregunte, ¿Caballero que pediría usted como deseo en su cumpleaños? Pensando yo que el hombre me contestaría que el dinero y así de paso yo darle unos billetes que tenía y hacer la obra de caridad del año. No sabe usted mi asombro cuando el hombre me contesta lo siguiente con la misma sonrisa en su rostro que no se le había borrado nunca y nunca se le borró.

Amigo, si pidiese algo más de lo que tengo sería muy egoísta, yo ya he tenido de todo lo que necesita un hombre en la vida y más. Vivía con mis padres y hermano antes de perderlos una tarde de Junio, hace mucho tiempo conocí el amor de mi padre y mi madre que se desvivían por darme todo el amor que le era posible dentro de nuestras limitaciones económicas. Al perderlos, sufrí muchísimo pero entendí que hay otros que nunca conocieron ese amor, yo sí y me sentí mejor.

Cuando joven conocí una niña de la cual me enamoré perdidamente, un día la besé y estalló en mí el amor hacia aquella joven tan bella que cuando luego se marchó, mi corazón sufría tanto…Recuerdo ese momento y pienso que hay personas que nunca han conocido el amor y me siento mejor.

Un día en este parque un niño correteando cayó al piso y comenzó a llorar, yo fui, lo ayude a levantarse, le sequé las lagrimas con mis manos y jugué con él por unos instantes más y aunque no era mi hijo me sentí padre, y me sentí feliz, porque pensé que muchos no han conocido ese sentimiento.

Cuando siento frío y hambre en el invierno, recuerdo la comida de mi madre y el calor de nuestra pequeña casita y me siento mejor porque hay otros que nunca han sentido y tal vez no lo sentirán nunca. Cuando consigo dos piezas de pan comparto una con otro mendigo del camino y siento el placer que da compartir con quien lo necesita, y recuerdo que hay unos que jamás sentirán esto.

Mi querido amigo, qué más puedo pedir a Dios o a la vida cuando lo he tenido todo, y lo más importante es que estoy consciente de ello.

Puedo ver la vida en su más simple expresión, como esas dos palomitas jugando, ¿qué necesitan ellas? Lo mismo que yo, nada…Estamos agradecidos al Cielo de esto, y sé que usted pronto lo estará también.

Miré hacia el suelo un segundo como perdido en la grandeza de las palabras de aquel sabio que me había abierto los ojos en su sencillez, cuando miré a mi lado ya no estaba, sólo las palomitas y un arrepentimiento enorme de la forma en que había vivido sin haber conocido la vida. Jamás pensé que aquel mendigo, era tal vez un ángel enviado por el Señor, que me daría el regalo más precioso que se le puede dar a un ser humano. La humildad.

Termino con el Versículo 20, del Capítulo 3 del Eclesiástico (Siracides) que dice: “Porque grande es el poder del Señor y los humildes son los que le dan gloria”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Mi querido hermano Ray. Estaba en Canada tomando un curso, por eso no le habia dejado ningun comentario, pues entre las estudios en que estaba enfrascada y el conocer pues no se cuando vuelva a Canada, no me quedaba tiempo para nada. Ya regrese y lei su escrito. Me parece muy buena su historia, tenemos que ser humildes, pues la humildad es la que hace a los hombres mas hombres y a nosotras las mujeres mas mujeres. Dios le cuide siempre.
Mi querido amigo Ray. Estaba en Canada tomando un cutrso, por eso no le habia dejado ningun comentario por
Sr. Ray, que bello mensaje de humildad. Me ha puesto a pensar que podemos y debemos ser mejores cada dia y dar gracias a Dios por lo mucho que tenemos, en vez de quejarnos por algo que nos pueda faltar. Gracias y saludos Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *