En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Sin planes de jubilación, Buffett se aferra al tercer puesto de los más ricos

Sin planes de jubilación, Buffett se aferra al tercer puesto de los más ricos
Sin planes de jubilación, Buffett se aferra al tercer puesto de los más ricos

Warren Buffett

NUEVA YORK, República Dominicana.- Filántropo, ávido inversor y en ocasiones “oráculo” del futuro económico, el multimillonario Warren Buffett vuelve a erigirse a sus 80 años como el tercer hombre más rico del planeta mientras rechaza empezar a trazar sus planes de jubilación.

Según la última lista de la revista Forbes publicada hoy, el mayor accionista del consorcio inversor Berkshire Hathaway tiene una fortuna que se eleva a 50.000 millones de dólares, tan solo superada por la de su amigo y también filántropo Bill Gates, con 56.000 millones, y la del magnate mexicano Carlos Slim, que encabeza esa lista con 74.000 millones.

El año pasado Buffett ya recibió la medalla de bronce de los más acaudalados del mundo, cuando Forbes valoró su fortuna en 47.000 millones de dólares, aunque el llamado “oráculo de Omaha” -como se le conoce en el mundo financiero estadounidense-, había logrado en 2008 hacerse con el puesto de hombre más rico del planeta con 62.000 millones.

Sus 80 años no parecen pesarle para continuar invirtiendo y, sin planes de jubilación a la vista, Buffett sigue al frente de su compañía Berkshire Hathaway sin apuntar a un sucesor para que tome en un futuro las riendas del grupo inversor, con el que se hizo hacia los años 70.

Nacido en Omaha (Nebraska) en 1930 un año después del llamado “martes negro” de Wall Street y en plena Gran Depresión económica en Estados Unidos, Buffett es, al igual que Gates y Slim, un hombre “hecho a sí mismo”, y que podría decirse que en su futuro le estaba predestinado dedicarse a la bolsa, ya que su padre era corredor bursátil.

A los seis años comenzó a amasar su fortuna cuando logró sus primeros beneficios al vender a unos amigos unas latas de refresco por un precio superior al que pagó por ellas en la tienda de su abuelo, y tan solo cinco años después realizó su primera inversión cuando adquirió acciones de una petrolera por 38 dólares.

Su formación académica fue en la Universidad de Nebraska y en la Escuela de Negocios de Columbia, donde recibió las enseñanzas de su gran mentor, Benjamin Graham, a quien ha llegado a calificar como la segunda persona más importante de su vida después de su propio padre.

Desde allí y tras adquirir algo de experiencia profesional en compañías aseguradoras, Buffett regresó a su Omaha natal en 1956, donde dos años después compró la casa en la que aún vive y desarrolló la carrera que le ha convertido en uno de los más legendarios inversores de Estados Unidos.

A la historia han pasado sus famosas juntas de accionistas en la remota Omaha, donde se encuentra la sede de Berkshire Hathaway, y donde celebra los astronómicos dividendos que reparte su compañía con celebraciones de barbacoas o partidos de béisbol.

Sin embargo su vida siempre ha parecido regirse por la austeridad: Hasta 2001 su coche era un antiguo Lincoln Town, su restaurante favorito es el Gorat’s Steak House de Omaha y su bebida favorita, lejos de los caros champañas con los que podría hacerse, es un refresco de cola con sabor a cereza.

Ese estilo de vida sencillo no le ha impedido convertirse en uno de los inversores más admirados y respetados de Estados Unidos, gracias en parte a sus certeras opiniones y predicciones, por las que se ha ganado el apodo de “oráculo de Omaha”.

Su ojo para encontrar compañías devaluadas y adquirirlas a un precio muy bajo es una de sus grandes cualidades, lo que le ha ayudado durante su larguísima carrera a crear una gigantesca fortuna que finalmente donará casi en su totalidad a fines caritativos.

Inspirado por su difunta esposa, Susan Thompson, quien le había animado a donar su fortuna, y por su amigo, el también multimillonario Bill Gates, Buffett decidió sumergirse en el mundo de la filantropía y en junio pasado aseguró en la revista Fortune que más del 99 % de su patrimonio irá a parar a causas filantrópicas a lo largo de su vida o cuando muera.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *