En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Sin seguridad alimentaria no habrá paz, según la FAO

Sin seguridad alimentaria no habrá paz, según la FAO
Sin seguridad alimentaria no habrá paz, según la FAO

Roma.- La cumbre de Río+20, “será la última oportunidad para solucionar el problema del impacto del cambio climático sobre el sistema alimentario” y “sin seguridad alimentaria no habrá paz”, dijo hoy el director general de la FAO Jose Graziano Da Silva en entrevista a Efe.

Da Silva, de origen brasileño, (1949, EEUU) alertó de que la visión de Río de desarrollo sostenible no puede lograrse a menos que el hambre y la desnutrición sean erradicadas y afectan a 900 millones de personas.

El director de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) hizo especial referencia a la cumbre de Río de Janeiro (Brasil), que se celebrará entre el 20 y 22 de junio, donde se espera a más de 140 jefes de Estado, en la que cree que habrá dificultades para alcanzar un acuerdo vinculante.

Da Silva se refirió al debate sobre los gases que provocan el efecto invernadero, y explicó que los países en vías de desarrollo no quieren asumir el coste adicional que supone controlarlos, porque se ven discriminados respecto a los países industrializados que en sus procesos de crecimiento no se preocuparon del tema.

Y admitió que es “un sueño común de todos” lograr “un mundo más limpio, más verde y sostenible”, pero que para ello se deben asumir los costes que conlleva y que los países deben pagar para preservar el medio ambiente.

Según las indicaciones del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo (PNUMA), limpiar el medio ambiente cuesta entre 100.000 a 300.000 millones de dólares, y una agricultura sostenible necesita entre 1 a 3 billones de dólares, que “son números enormes” para el director general de la FAO.

“Los países en desarrollo no lo quieren pagar”, resumió Da Silva, que admite que el problema es siempre que los países desarrollados y los en vías de desarrollo buscan rehuir la responsabilidad de quién paga esa cuenta.

“Yo creo que Río+20 representa una gran oportunidad frente a esas dificultades. Ahora nos vamos a dar cuenta de la urgencia del tema, y eso viene por una vía que es el impacto del cambio climático”, agregó.

El cambio -subrayó- “se siente cada día, todas son inundaciones, sequías, terremotos, eventos extremos que se repiten”.

Habló también de la escasez de agua “porque los ríos que bajan de la cordillera son retenidos por el primer país que penetra”.

Esa urgencia del cambio climático afecta a la producción de alimentos, pues muchos países se han convertido en importadores de alimentos por las sequías recurrentes y ya no consiguen producir más lo que necesitan, destacó.

“Esa confluencia de la sostenibilidad, con la del cambio climático y la producción de alimentos, hace que Río+20 sea la última oportunidad para tomar medidas de un problema que no es futuro sino presente, por el impacto del cambio climático sobre el sistema agroalimentario”, subrayó.

Y advirtió de que “es un problema que afecta a todos” y que se trata de una acción preventiva “sobre el impacto del cambio climático en la seguridad alimentaria porque sin ella, no habrá paz”.

Para da Silva, “la agricultura no es solo parte del problema sino que puede ser la solución”.

Y se refirió a la producción de alimentos de un manera sostenible sin dañar el medioambiente “porque no se pueden usar 15.000 litros de agua para producir un kilo de filete, ni 9.000 millones de personas pueden comer filetes como los argentinos a diario”.

Por esto, da Silva apuesta por cambiar la educación alimentaria, “pocos países hacen uso del pescado como por ejemplo, España a quien podrían imitar los países africanos. El pescado podría ser el alimento del futuro, cuidando el manejo de la pesca”.

El objetivo, según da Silva, es aplicar con urgencia las directrices voluntarias para la sostenibilidad.

Estas directrices que se acaban de aprobar en el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSAM) promueven el fin de la pesca indiscriminada, la tala de árboles y apuestan por medidas como el buen uso del agua de sistemas de riego, con fórmulas como el goteo, cuya eficacia ha sido demostrada por los israelíes.

Da Silva destacó que el 35 % de toda la producción alimentaria mundial -que es la cantidad que se desperdicia anualmente- va la basura y podría alimentar a toda la franja subsahariana.

La comida se desperdicia en el consumo, en el transporte, el almacenaje, en el manejo inadecuado y hasta en el educación alimentaria.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *