X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Sábado 28 de noviembre, 2020
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 141,777
  • Nuevos casos 855
  • Fallecidos total 2,324
  • Nuevos fallecidos 7
  • Recuperados 113,817
  • Críticos
  • Pruebas 704,580
<< Mapa interactivo >>

Solidaridad con el dinero del estado: Funcionarios hacen buenas obras a su nombre, pero con fondos públicos

Solidaridad con el dinero del estado: Funcionarios hacen buenas obras a su nombre, pero con fondos públicos
Solidaridad con el dinero del estado: Funcionarios hacen buenas obras a su nombre, pero con fondos públicos

SANTO DOMINGO.- La crisis del COVID-19, la promesa de cambio que esgrime el nuevo gobierno y la constante denuncia de que la administración pasada dejó el estado en quiebra son los tres ingredientes que hacen a la opinión pública prestar atención a los beneficios económicos que perciben los funcionarios y la forma en que se manejan los fondos momentos en que el país afronta una crisis económica.

Ante este panorama algunos funcionarios han anunciado que, a título personal, donarán parte del dinero que reciben del estado ya sea como salario y beneficios económicos adicionales o bien para repartir, como ocurre con el cuestionado y nada fiscalizado «barrilito».

¿Lo cuestionable? Que mientras estos recursos son distribuidos como cada funcionario desee, instituciones se quejan por recortes presupuestarios que limitan su labor y el gobierno grita a los cuatro vientos que no hay dinero.

Es el caso de presidente, Luis Abinader, quien la semana pasada dijo que durante los cuatro años que estará en el cargo donará cada mes su salario a una causa social.

«El salario correspondiente a mi cargo durante los próximos 4 años, lo voy a donar cada mes, a una causa social», anunció en un escueto discurso que fue transmitido en cadena nacional.

En nómina el presidente figura con 450 mil pesos mensuales por lo que cada año la donación sería de poco más de cinco millones de pesos; más de 20 millones donados por el mandatario en cuatro años.

También desde el Palacio Nacional se hará otra donación. El Ministro Administrativo de Presidencia, Lisandro Macarrulla anunció hace unas semanas que no tocará el dinero que tiene asignado como salario.

“Mi patrimonio me permite vivir ,sin tocar las arcas del Estado”, dijo entonces el funcionario de alto nivel.

Otro que se desprenderá de parte de sus beneficios económicos es el gerente general de Edesur, Milton Morrison. El sábado el funcionario informó que los 60 mil pesos que se aumentó en su sueldo -correspondiente a asignación de combustible-, los donará a una ONG que más adelante anunciará.

El acto altruista lo comunicó el funcionario a solo horas de estar en medio de la controversia tras una revelación de noticiassin.com sobre el sustantivo aumento de sueldo que tuvieron él y otros funcionarios de la Edesur.

Ese mismo día reveló que su posición tenía 250 mil pesos asignados para gastos de representación y que renunció a ellos, no dijo si fueron donados.

Unos meses atrás el diputado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Bolívar Valera, anunció que donaría su salario y exoneraciones.

Finalmente, la senadora Faride Raful no se está desprendiendo de su salario, pero sí «redirecciona» el dinero que mensualmente tiene asignado como parte del cuestionado «barrilito».

«Comunicación oficial del Senado que certifica que NO he usado Fondos para Asistencia Social y/o Barrilito. Se crea por 1ra vez una “Oficina Técnica Legislativa para el Distrito Nacional” cuyos fondos son administrados y fiscalizados por la dirección financiera¨, indicó.

La comunicación indica que «por disposición de su actual senadora, el presupuesto que estaba destinado a esos fondos, ha sido transferido a la Oficina de Asesoría Legislativa de dicha Senaduría».

Hizo la aclaración tras revelarse que la senadora, o su oficina, retiró el millón 59 mil pesos que tiene asignado en el Fondo Provincial Senatorial. 

Varios senadores se han mostrado opuestos a la eliminación de estas asignaciones mensuales que van desde los 400 mil hasta el millón de pesos para financiar «asistencias sociales» en sus provincias. Alegan que el estado no responderá a las necesidades de sus compueblanos y que por eso toman los fondos para ayudar con necesidades puntuales, aunque una investigación de El Informe con Alicia Ortega reveló lo pintorescas que estas pueden llegar a ser.

«Que se creen los mecanismos para que las personas puedan acceder a ayudas sin la necesidad de tener un conocido, de tener acceso a un miembro político sino que la ayuda sea en base a la necesidad y no al contacto con un político», planteaba el exministro de Economía Juan Ariel Jiménez hace unos días al mostrarse de acuerdo con la eliminación del barrilito.

Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *