En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Tan distintos y parecidos

Tan distintos y parecidos
Miguel Guerrero

Miguel Guerrero.

A lo que uno se expone. Muchos lectores atribuyen a los periodistas, y en especial a los autores de columnas como esta, un conocimiento de los asuntos nacionales y de las personalidades del país que la mayoría de ellos no posee, incluyéndome por supuesto. Presumen que no ignoramos nada, ni siquiera aquello que pertenece al mundo íntimo de las celebridades y de los presidentes. Por eso, nada tuvo de extraño que alguien me preguntara en estos días con cuál de los dos —Hipólito Mejía y Leonel Fernández—se podría pasar mejor momento. Para explicarlo en buen dominicano, cuál de ellos es o podría ser “mejor tercio”.

Lo primero, le respondí sin percatarme de la trampa, es que ninguno bebe, por lo menos no tienen fama de eso, aunque el primero se las da de gran jugador de dominó. La cosa es que todo depende de los gustos del que figurara como acompañante. Si a fulano le gusta el internet le iría mejor con Fernández, pero si le agradan los momentos relajantes lo aconsejable sería quedarse en compañía de Mejía. Aunque no son asuntos míos, la verdad es que si me encontrara con ambos en una fiesta no tendría duda alguna en la elección.

Son en apariencia tan distintos que hasta se parecen. Pero eso con cuál de ellos se la pasaría mejor es cuestión de gusto. Uno es demasiado confianzudo y a veces suele pasarse de la raya y el otro es excesivamente seco y aburrido, para usar palabras que aparecen en el correo electrónico de quien me hiciera la pregunta metiéndome en tan grave compromiso. Extremos que para todo fin práctico viene a ser lo mismo. Lo que sí se observa en las fotos en que ambos aparecen en público, es que en el entorno de uno se ven caras sonrientes y alrededor del otro rostros muy adustos, tal vez porque el rigor protocolar de su agrado no permite demasiadas libertades.

Total, en el fondo comparten una misma inclinación por el poder, si bien Mejía puede existir sin él, lo que no parece el caso con Fernández.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *