Guevara, señaló que Am­nistía Internacional para las Américas provee apoyo a activistas de derechos humanos, a personas defensoras y a periodistas a través de un llamado que han hecho los 50,000 números de registro que fueron extrapolados.

REDACCIÓN.- La directora de Amnis­tía Internacional para las Américas, Érika Guevara, pidió a los países del mundo de forma “urgente” que sus­pendan tanto ventas como trans­ferencias de instrumentos de vigilancia en sus terri­torios, esto hasta que se esta­blezca un marco regulador que respete los derechos humanos.

La directora del organismo internacional hizo un llamado a los Estados a fin de que revelen información de todos los contratos pasados, en vigor o futuros que se ten­gan con empresas privadas de vigilancia para una mejor administración y seguimiento de los aspectos de seguridad, en especial en línea.

Dentro de las recomendaciones que la entidad hace a los países que han sido víc­timas del espionaje masivo, enlista garantizar que las personas entiendan el impacto que tiene este tipo de tecnología de vigilancia, rendir cuentas a las empresas involucradas en esos tipos de tecnologías, y la implementación de instrumentos legislativos dentro de sus territorios.

Guevara, señaló que Am­nistía Internacional para las Américas provee apoyo a activistas de derechos humanos, a personas defensoras y a periodistas a través de un llamado que han hecho los 50,000 números de registro que fueron extrapolados.

A través del sitio web am­nesty.org/proyectopega­sus, la organización ofrece herramientas técnicas para prevenir hackeos o espiona­je, una de ellas es una guía para saber si un teléfono ha estado en riesgo de vigilan­cia cibernética.