El hecho de que esta herramienta escudriñe en los rincones de iCloud preocupa a algunos expertos, quienes consideran que este software en malas manos puede ser perjudicial.

REDACCIÓN.- El pasado 5 de agosto, Apple desató una polémica en medio del ámbito de la seguridad y la privacidad en internet, al anunciar las nuevas medidas que tomaría para enfrentar la propagación del abuso infantil en sus distintas plataformas.

“En Apple, nuestro objetivo es crear tecnología que empodere a las personas y enriquezca sus vidas, al mismo tiempo que las ayuda a mantenerse seguras. Queremos ayudar a proteger a los niños de los depredadores que utilizan herramientas de comunicación para reclutarlos y explotarlos, y limitar la propagación del material de abuso sexual infantil (MASI)”, indicó Apple en un documento oficial.

Aunque esta nueva actualización, la cual estará disponible desde iOS 15, iPadOS 15, watchOS 8 y macOS Monterey, tiene tres grandes frentes: prevención, seguridad e investigación, es este último el que más han criticado los expertos, teniendo en cuenta que se trata de un nuevo software que analiza las fotografías, audios o videos antes de que se guarden en el iCloud, en busca de MASI; y en caso de hallar alguna irregularidad, la misma será transferida a las autoridades.

“Para ayudar a abordar esto, la nueva tecnología en iOS y iPadOS permitirá a Apple detectar imágenes MASI conocidas almacenadas en iCloud Photos. Esto permitirá a Apple reportar estos casos al Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC por sus siglas en inglés). El NCMEC actúa como un centro de información integral para MASI y trabaja en colaboración con las agencias de aplicación de la ley en los Estados Unidos”, señaló la compañía.

Ahora bien, el simple hecho de que el software se inmiscuya en la información personal de los usuarios de Apple, incluso antes de que su información llegue a la nube, ha sido considerado por muchas personas como una violación a la privacidad. Además, varios han tildado esta herramienta como peligrosa al poderse convertir potencialmente en un arma en manos de un gobierno autoritario.

“Incluso, si crees que Apple no permitirá que estas herramientas se utilicen incorrectamente, todavía hay mucho de qué preocuparse”, manifestó Matthew Green, profesor y criptógrafo de la Universidad John Hopkins, por medio de su cuenta de Twitter.

“Ningún gobierno lo tendrá”

Por supuesto, aunque Apple valore mucho estar en el centro de la opinión pública, este es un tema con el que la empresa no desea vivir. Por esto, intentando traer un poco de tranquilidad a las personas que ven en su herramienta de detección de MASI una posible amenaza de control gubernamental, la empresa de la manzana aseguró, sin titubeos, que “no accederá a la petición de ningún gobierno de ampliar” este software hasta una escala estatal.

“Ya nos hemos enfrentado antes a demandas para construir y desplegar cambios exigidos por el gobierno que degradan la privacidad de los usuarios, y nos hemos negado firmemente a esas demandas. Seguiremos rechazándolas en el futuro”, señaló la empresa por medio de una página en la que, con el modelo de preguntas y respuestas, intentó tranquilizar a los cibernautas.

Asimismo, ante el cuestionamiento de si su herramienta anti-MASI era segura o podría acusar falsamente a una persona de portar o compartir material de pornografía o abuso infantil, Apple aseguró que, “la probabilidad de que el sistema marque incorrectamente una cuenta determinada es inferior a una entre un billón por año”.

Con todo esto, y la promesa de Apple de que este sistema de rastreo solo estará disponible para su propio uso en pro de ayudar a las autoridades, varias personas han asegurado que un “juramento” no puede actuar como un “recurso jurídico” en un tema tan serio como el que se está tratando.

“Eso no es una pendiente resbaladiza; es un sistema totalmente construido a la espera de la presión externa para hacer el más mínimo cambio”, advirtió Electronic Frontier Foundationr, un grupo dedicado a la defensa de los derechos de las personas en el mundo digital.