Estas empresas eran conscientes de los problemas de estos planes ofrecidos en un período comprendido entre el 1 de enero de 2019 y el 30 de abril de 2020.

Sídney (Australia).- Las autoridades australianas demandaron por separado a los tres proveedores de internet más importantes del país por presuntamente engañar a "cientos de miles" de clientes respecto a la velocidad de los servicios de banda ancha que les ofrecieron.

La Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC, siglas en inglés) indicó que en los recursos presentados ante el Tribunal Federal de Australia se acusa a Telstra, Optus y TGP de aceptar pagos a cambio de las promociones de servicios que no cumplían con las condiciones de los planes que ofrecían.

El organismo regulador explicó en un comunicado que estas empresas eran conscientes de los problemas de estos planes ofrecidos en un período comprendido entre el 1 de enero de 2019 y el 30 de abril de 2020.

La ACCC argumenta que, como parte de los planes Telstra, Optus y TGP, prometieron informar a los consumidores, dentro de un lapso de tiempo específico o razonable, si no lograban alcanzar mediante su conexión la velocidad por la que estaban pagando, así como darles un plan más barato o un reembolso.

"Ellos no realizaron estas acciones (informativas) y, como resultado, muchos consumidores pagaron más por sus planes NBN (Red Nacional de Banda Ancha) de lo que debían", explicó el presidente de la ACCC Rod Sims en un comunicado, al subrayar que los consumidores tienen en cuenta las velocidades ofertadas a la hora de decidirse y elegir un determinado plan de internet.

La ACCC indicó que las tres empresas han prometido indemnizar a los consumidores antes de que se inicie el proceso legal.