No obstante, y como han insistido una y otra vez desde la NASA, ninguno de estos dos asteroides representa una amenaza para la Tierra. La colisión ‘simplemente’ permitirá a los investigadores “demostrar la técnica de deflexión junto con varias tecnologías nuevas y recopilar datos importantes para mejorar nuestras capacidades de modelado y predicción de la deflexión de asteroides”.

Redacción Internacional.- La NASA ha lanzado este miércoles desde la base de la Fuerza Espacial Vandenberg, en California, la misión DART, el primer gran esfuerzo de la Tierra por evitar el Armageddon. La agencia espacial estadounidense pretende con esta prueba testear la teoría del impacto cinético frente a la amenaza de que un asteroide viniese directo hacia nuestro planeta.

Los expertos consideran que, a nivel tecnológico, esta técnica es el enfoque “más maduro para mitigar un asteroide potencialmente peligroso” y que ayudará a “refinar los modelos informáticos dando una idea de cómo podríamos desviar objetos cercanos a la Tierra” que supongan un riesgo en el futuro.

La nave espacial DART tenía programado su lanzamiento a las 6:21 UTC -las 7:21 hora peninsular española- mediante un cohete Falcon 9 de la compañía aeroespacial propiedad de Elon Musk, SpaceX. Todo ha salido según lo planeado:

¿Qué es la misión DART y por qué es tan importante?

DART -siglas de Double Asteroid Redirection Test, en inglés ‘prueba de redireccionamiento de doble asteroide’- es la primera misión de defensa planetaria activa de la humanidad. El objetivo de esta nave es llegar hasta el sistema binario Didymos -en griego, ‘mellizo’- que consta de dos asteroides, uno orbitando sobre el otro, y estrellarse contra el más pequeño para intentar cambiar su trayectoria.

No obstante, y como han insistido una y otra vez desde la NASA, ninguno de estos dos asteroides representa una amenaza para la Tierra. La colisión ‘simplemente’ permitirá a los investigadores “demostrar la técnica de deflexión junto con varias tecnologías nuevas y recopilar datos importantes para mejorar nuestras capacidades de modelado y predicción de la deflexión de asteroides”.

“Este sistema de asteroides es un campo de pruebas perfecto para ver si estrellar intencionalmente una nave espacial contra un asteroide es una forma efectiva de cambiar su curso, en caso de que se descubra un asteroide que amenace la Tierra en el futuro. Si bien ningún asteroide conocido de más de 140 metros de tamaño tiene una probabilidad significativa de golpear la Tierra durante los próximos 100 años, solo alrededor del 40% de esos asteroides se han encontrado en octubre de 2021”, señala la NASA.

El cuerpo primario de Didymos tiene aproximadamente 780 metros de ancho, pero su cuerpo secundario o ‘luna’, bautizado como Dimorphos, tiene un tamaño de aproximadamente 160 metros, que es “más típico del tamaño de los asteroides que podrían representar la amenaza significativa más probable para la Tierra”.