"Dado que los antivacunas usan sus plataformas, están ustedes en una posición única para prevenir la propagación de informaciones falsas sobre las vacunas de coronavirus", indicaron los fiscales generales.

SAN FRANCISCO.- Una coalición de fiscales generales de 12 estados de EE.UU., todos ellos demócratas, pidió este miércoles por carta a los consejeros delegados de Facebook y Twitter que hagan más para eliminar las informaciones falsas sobre las vacunas contra la covid-19 que circulan por internet.


"Dado que los antivacunas usan sus plataformas, están ustedes en una posición única para prevenir la propagación de informaciones falsas sobre las vacunas de coronavirus", indicaron los fiscales generales.


Para los firmantes, estas informaciones falsas suponen "una amenaza directa" a la salud y bienestar de millones de estadounidenses y pueden entorpecer el camino hacia la reapertura y la recuperación económica.


Los políticos apuntaron a un estudio reciente según el cual las cuentas antivacunas en Twitter, Facebook, Instagram (propiedad de Facebook) y YouTube acumulan más de 59 millones de seguidores.


La carta se publicó justo horas antes de que este jueves testifiquen ante un subcomité de la Cámara de Representantes de EE.UU. los consejeros delegados de Twitter, Jack Dorsey, Facebook, Mark Zuckerberg, y Google, Sundar Pichai.


Las intervenciones de los tres directivos tecnológicos versarán precisamente sobre el papel que sus empresas desempeñan en la propagación de informaciones falsas y extremismo político.


Facebook se comprometió a principios de febrero a censurar cualquier información falsa sobre la covid-19 y las vacunas que los usuarios compartan en grupos, páginas o en sus cuentas personales, prohibiendo todo aquello que haya sido desmentido por las autoridades sanitarias.


Así, no están permitidos comentarios que pongan en duda la efectividad de las vacunas, que aseguren que estas son más peligrosas que la enfermedad en sí o que son tóxicas y causan autismo.


Twitter, por su parte, también anunció a principios de marzo que marcaría con etiquetas aquellos mensajes que considerase que contienen contenidos engañosos sobre la vacuna de la covid-19 y, en caso de que estos fuesen "muy dañinos", los eliminaría directamente.


Pese a ello, los fiscales generales consideran que ninguna de las dos empresas está haciendo lo suficiente y que la desinformación sobre las vacunas sigue teniendo demasiada presencia en las redes sociales.