Existen decenas de lociones, champús y pastillas para intentar revertir la temida calvicie. Pero como la tecnología avanza muy rápido, ahora existe un robot que puede ayudar a las personas que están quedando calvas a solucionar este problema.

El dispositivo llamado ARTAS, fue desarrollado por la empresa Restoration Robotics, y recientemente fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA) para su uso comercial.

¿Cómo funciona? El dispositivo -que es controlado remotamente por un especialista-, cuenta con un brazo robótico que posee una cámara.

Desde ahí y con una precisión milimétrica el sistema es capaz de identificar y extraer los folículos de las zonas con altas concentraciones de cabello, el que luego es trasplantado a las zonas con escasez.

Según la compañía desarrolladora de la tecnología, se espera que el robot prontamente mejore las tasas de extracción del cabello, de las 750 a las 1000 unidades foliculares por hora, mucho más eficiente y menos invasivo que los métodos utilizados actualmente.

Pero lamentablemente tiene algunas limitantes: sólo puede ser utilizada en personas que han sido diagnosticadas con alopecia androgenética y que tengan el pelo lacio de color negro o café oscuro.

Esta restricción se debe a que el sistema de imagen que utiliza la máquina actualmente no identifica otro tono.