¿Te imaginas poder imprimir una fotografía en solo dos minutos? Un joven fotógrafo y estudiante de cinematografía creó un software que te permite hacerlo, mediante tu celular o una memoria USB.

Por Carolina Cepeda.-


Santo Domingo.-¿Te imaginas poder imprimir una fotografía en solo dos minutos? Un joven fotógrafo y estudiante de cinematografía creó un software que te permite hacerlo, mediante tu celular o una memoria USB. 


La pandemia del COVID-19 no desmotivó el espíritu emprendedor del joven Marcos Mejía,  al contrario lo impulsó a la materialización del prototipo de su invento  denominado “fotoflash”.



La pandemia, que para muchos implicó el fin o pausa de sus proyectos, para Marcos Mejía  fue todo lo contrario, mientras arreciaba la crisis sanitaria  el joven de 30 años logró concluir el prototipo de Fotoflash, una máquina mediante la que podemos imprimir una fotografía de manera rápida y fácil.


“Hoy en día la gente crea muchas imágenes digitales, pero ha perdido la facilidad de impresión, hay lugares donde pueden acercarse a imprimir, pero son pocos y muchos están a distancia. Entonces el exceso de imágenes provoca que la gente pierda la imagen si se daña el dispositivo electrónico en que lo tengan”, expresó Marcos Mejía, inventor de Fotoflash. 


El verse al borde de la muerte, tras sufrir un accidente de tránsito en 2016 que le afectó el fémur en su pierna derecha solo recordaba los buenos momentos de su vida, por lo que ideó una forma en que las personas puedan mantener vivas sus memorias en una era completamente digital.


“Me vi inhabilitado donde no podía trabajar, no podía producir, evidentemente, entonces eso me hizo encontrar una idea de algo que produjera sin trabajo directo. La única forma que existe de guardar una fracción del tiempo es en una fotografía, de forma visual, material digamos. Hay mucha gente que me ha dicho que se me perdió tal foto, se me dañó el teléfono, me lo robaron y pierden esos recuerdos y eso para mí tiene una importancia grandísima”, aseguró el joven Mejía 


La creación del fotoflash también contó con la colaboración de un amplio equipo.


“Hay un colega amigo y hermano de vida que se llama Eduardo que ha sido mi apoyo en la parte digital, el programador que se llama Denifer, un muchacho local de Santiago, muy bueno, me ha ayudado con la programación de la aplicación. Una amiga arquitecta me ayudó con el diseño del quiosco, es conformado por profesionales en diferentes áreas”, dijo Marcos Mejía, Inventor de Fotoflash. 


¿Cómo funciona fotoflash?


“Conectas tu teléfono, en la pantalla algunos teléfonos te piden autorización y le das a permitir, le das a iniciar en la pantalla, te va a cargar las imágenes en un minuto y automáticamente tienes una vista de selección, es touch la pantalla, le das a continuar, te dice cuánto te va a costar la cantidad de fotos que seleccionaste, entonces ella te solicita el pago, le das a imprimir y te solicita el pago, mediante billetes y al hacerlo automáticamente ella hace la impresión”, explicó Marcos Mejía, inventor Fotoflash


El prototipo ya opera en una plaza comercial donde imprimen fotografías a 50 pesos la unidad, Ahora el  deseo de Marcos es poder extender el proyecto.


“Estoy abierto a propuestas, y a negociación con inversionistas. Para mí sería de gran soporte porque hasta el sol de hoy todo lo he hecho a base de esfuerzo, con mis propios recursos. La visión es poder llegar a nivel nacional, en una primera etapa, es poder estar en supermercados, estaciones de gasolina, farmacias, estar en la mayor cantidad de puntos, cercano a la gente”, aseguró Mejía. 


Mejía, quien se dedica a la fotografía hace ocho años y es estudiante de término de cinematografía en la UASD, llama a los jóvenes dominicanos a perseverar ante sus sueños.


“Yo pensaba lanzarla en enero del año pasado, justo antes de la pandemia, entonces al suceder el tema de la pandemia tuve que aplazar un poco más, pero dije, no puedo frenarme porque ya voy lejos y tengo que alcanzar la meta.


Al joven que tenga una idea y que si considera que es una solución y que va a aportar a la sociedad que crea en ella y que no desista. Mi frase que me caracteriza es positiva siempre, eso es como una marca de vida. No importa por lo que se esté pasando, no importa lo que esté sucediendo, muchas de las cosas son circunstanciales, porque no hay otra forma de avanzar”,  dijo Marcos.


“A mi me han cerrado muchas puertas, personas con las que yo pensaba que contaba no conté”, añadió el joven creador del Fotoflash. 


El  costo del prototipo  ascendió a unos 200 mil pesos.


Con emoción, Marcos Mejía espera la colaboración de quienes pueden ayudarle a expandir este invento, asegurando que son muchos, tan novedosos como fotoflash, los que tiene en mente.