Para los médicos de esta especialidad, la IA ha llegado para quedarse. Aseguran que será imprescindible en los múltiples procesos de diagnóstico clínico de la imagen, para establecer diagnósticos diferenciales adecuados, en la elección de tratamientos específicos y personalizados e, incluso, para determinar las opciones más convenientes en reconstrucciones quirúrgicas.

ESPAÑA.-   Tecnología puntera capaz de emular las características o capacidades exclusivas del intelecto humano– se ha convertido en los últimos diez años, debido a destacados avances, en una gran aliada de la especialidad de la Dermatología, y de la medicina en general, con la aportación de novedosas técnicas que facilitan el diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

En el marco del 48º Congreso de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), especialistas en IA aplicada a la Dermatología han abordado las últimas novedades y las prestaciones que este tipo de herramientas ofrecen en el día a día de la práctica clínica.

Su uso abarca desde procesos complejos para diagnósticos, tratamientos médicos a intervenciones robotizadas”, remarca el Dr. Julián Conejo-Mir, catedrático de Dermatología de la Universidad de Sevilla y jefe de Servicio y director de la Unidad de Gestión Clínica de Dermatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.

“La IA comenzó muy pronto a estar presente en nuestra especialidad, ya que el análisis por imágenes es uno de los puntos fuertes de esta tecnología”, apunta el Dr. Conejo-Mir, quien, además, asegura que en el análisis de imágenes dermatoscópicas en lesiones melanocíticas “se ha conseguido llegar hasta un 98% de probabilidad de acierto en los diagnósticos” a través de esta innovadora práctica en auge.

Para los médicos de esta especialidad, la IA ha llegado para quedarse. Aseguran que será imprescindible en los múltiples procesos de diagnóstico clínico de la imagen, para establecer diagnósticos diferenciales adecuados, en la elección de tratamientos específicos y personalizados e, incluso, para determinar las opciones más convenientes en reconstrucciones quirúrgicas.

Ante la irrupción de este tipo de tecnologías versátiles y aplicadas al ámbito sanitario, en concreto a la Dermatología, el Catedrático Julián Conejo-Mir subraya que “es relevante conocer hacia dónde queremos ir con la Inteligencia Artificial, adelantarnos, programar y protocolizar su uso. En definitiva, ser estratégicos para saber qué funciones nos interesan explorar dado que ahí estará el quid y supervivencia de muchas especialidades médicas”.