El mayor fabricante mundial de memorias, al igual que el resto de empresas de semiconductores del mundo, sufre ahora el enfriamiento cíclico del mercado, especialmente tras el enorme incremento de la demanda durante lo peor de la pandemia y ante la actual subida de los tipos de interés a nivel global para tratar de ralentizar la inflación.

Seúl.- El gigante tecnológico surcoreano Samsung Electronics vio reducido su beneficio neto en un 23,5 % interanual entre julio y septiembre hasta quedar en 9,39 billones de wones (unos 6.637 millones de dólares) ante la ralentización cíclica que viene sufriendo a nivel mundial el sector de los semiconductores.

A su vez, la ganancia neta de la empresa con sede en Suwon (al sur de Seúl) se vio recortada en un 15,4 % con respeto a lo que se embolsó en abril-junio, según detalló hoy Samsung en un comunicado.

El beneficio bruto de explotación (EBITDA) de la compañía en el tercer trimestre del año fue de 28,71 billones de wones (20.274 millones de dólares), lo que supone un 7,6 % menos que en el mismo periodo del año anterior.

En cuanto a su ganancia operativa, ésta se vio recortada en un 31,4 % interanual hasta sumar 10,85 billones de wones (7.675 millones de dólares), mientras que la facturación de la empresa en el tercer trimestre creció un 3,8 % con respecto a julio-septiembre de 2021, sumando 76,78 billones de wones (54.308 millones de dólares).

En todo caso, el beneficio neto cosechado por la empresa en este tercer trimestre está ligeramente por encima de las previsiones de los analistas surcoreanos.

La rama de semiconductores, la principal de la empresa, vio reducido en el tercer trimestre su beneficio operativo en un 13,9 % interanual hasta los 23,02 billones de wones (16.269 millones de dólares) y su facturación se contrajo prácticamente un 50 % hasta quedar en 5,12 billones de wones (3.618 millones de dólares).

"Aunque la escala de los ajustes de inventario de los clientes estuvo por encima de las expectativas del mercado", explica Samsung en el comunicado, "la demanda de productos de electrónica de consumo (que emplean los chips que fábrica la empresa) continuaron debilitándose".

El mayor fabricante mundial de memorias, al igual que el resto de empresas de semiconductores del mundo, sufre ahora el enfriamiento cíclico del mercado, especialmente tras el enorme incremento de la demanda durante lo peor de la pandemia y ante la actual subida de los tipos de interés a nivel global para tratar de ralentizar la inflación.

Aun así, de cara al cuarto trimestre espera mayores ventas de circuitos integrados gracias a los lanzamientos de nuevos productos por parte de los principales fabricantes de teléfonos móviles.

Para 2023, Samsung cree que "aunque es probable que las incertidumbres geopolíticas disminuyan la demanda hasta cierto punto en la primera mitad del año", ésta podría "recuperarse más adelante" impulsada por una mayor instalación de nuevos centros de datos y la adopción de memorias de DRAM de quinta generación en nuevos productos de computación.