MADRID.- La compañía Telefónica quiere encontrar una solución negociada con el Gobierno de Perú para resolver el contencioso sobre la distinta interpretación del pago de impuestos de la operadora, informaron hoy a EFE fuentes cercanas a la negociación.

La falta de acuerdo atañe a los impuestos referentes a los resultados de Telefónica de Perú de los ejercicios 2000-2001, sobre los que la operadora estima que ha tributado por el 51 por ciento de los beneficios.

La reclamación proviene de las facturas no cobradas por Telefónica que la compañía no ha contabilizado en sus resultados, y la deuda oscilaría entre los 200 y los 600 millones de euros (entre 275 y 837 millones de dólares al cambio actual).

Si se paga lo que reclama el Gobierno de Perú, señalaron las mismas fuentes, los impuestos supondrían el 71 % de los resultados, lo que significaría un desequilibrio financiero para la compañía.

Telefónica quiere abrir una vía de dialogo y no resolver el problema por la vía del contencioso, agregaron.

Fuentes de Telefónica explicaron a EFE que su decisión de acudir a los tribunales fue por la falta de acuerdo en los impuestos, pero que están dispuestos a dialogar y a buscar una salida negociada.

Este contencioso coincide con la renovación de la licencia de Telefónica en Perú, que habitualmente se produce de forma automática aunque la operadora estaría dispuesta a asumir por escrito compromisos de inversión.

La multinacional española ha manifestado al Gobierno peruano su interés por seguir apostando por este mercado en el que ha invertido 9.000 millones de euros y quiere seguir haciéndolo.

Telefónica entró Perú en 1994 cuando compró por 2.002 millones de dólares el 35 por ciento de las acciones del Estado en la Compañía Peruana de Teléfonos (CPT) y Entelperú y ha ido reforzando su posición en años sucesivos, como con la compra de los activos de telefonía móvil de BellShout y la participación en los concursos de licencias.

El pasado 29 de octubre, el presidente de Perú, Ollanta Humala, admitió su "preocupación" por la actuación judicial de Telefónica contra el Estado peruano.

En una rueda de prensa, tras la firma de la Declaración de la Cumbre Iberoamericana de Asunción, Humala dijo que ha planteado esta cuestión en su reunión bilateral con el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la capital paraguaya.

"Hemos señalado que está en la vía judicial y hay que respetar la vía judicial, pero que evidentemente para nosotros es una preocupación que grandes empresas que tienen muchos años en el Perú estén judicializando al Estado, en un proceso contencioso por el pago de tributos", dijo.

Pese a este contencioso, Humala dijo haber expresado a Zapatero que Perú es una "tierra de oportunidades" para las inversiones de países "que están en crisis" como España