“Spectralics es una apasionante empresa con una tecnología que promete conseguir grandes cosas”, explicaba en un comunicado Henrik Green, director de productos de Volvo. “Al respaldar su desarrollo, podemos aprovechar el potencial que tienen sus productos en los futuros coches de Volvo”.

Redacción Internacional.- Los sistemas ‘head-up display’ (HUD) llevan muchos años en el mercado y son un mecanismo cómodo y útil que permite proyectar información relevante para la conducción sobre el salpicadero del coche. Pero en Volvo han querido ir un poco más allá con este invento: ya puestos a incorporar un HUD, por qué limitarnos a una pequeña pantallita sobre el volante cuando podemos convertir todo el parabrisas en un HUD gigante.

Para lograr esto, la conocida marca de coches ha decidido invertir en Spectralics, una compañía israelí que lleva años trabajando en esta tecnología. Spectralics ha conseguido crear una fina capa que se coloca sobre el parabrisas y que consigue convertir el cristal en una enorme pantalla de realidad aumentada sobre la que se puede proyectar todo tipo de información.

“Spectralics es una apasionante empresa con una tecnología que promete conseguir grandes cosas”, explicaba en un comunicado Henrik Green, director de productos de Volvo. “Al respaldar su desarrollo, podemos aprovechar el potencial que tienen sus productos en los futuros coches de Volvo”.

Gracias a esta tecnología el conductor podrá consultar todo tipo de información en el HUD, desde límites de velocidad a indicaciones del navegador, y todo ello sin tener que desviar la vista ni un segundo de la carretera.

Además, para aprovechar mejor su tecnología, Spectralics propone combinarla con otra serie de sensores que permitan al automóvil detectar ciertos obstáculos que haya en la carretera, como animales o señales de tráfico, y así marcarlos en tiempo real para que el conductor los pueda percibir claramente.