En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Testigos de Menéndez contradicen puntos de la acusación

Testigos de Menéndez contradicen puntos de la acusación
Testigos de Menéndez contradicen puntos de la acusación

REDACCIÓN.- Dos testigos de la defensa del senador de Estados Unidos Robert Menéndez y del oftalmólogo de la Florida y coacusado Salomón Melgen contradijeron el miércoles puntos clave presentados por los testigos de la fiscalía el mes pasado.

El 25 de septiembre, el testigo de la acusación Scott Smith, un ex especialista en comercio internacional en el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, declaró que un abogado contratado por Melgen celebró una reunión amenazante en 2012 con funcionarios del departamento en el que pulió las conexiones de Melgen con Menéndez.

Smith testificó que el abogado Elio Muller intentaba impedir que Estados Unidos donara equipos de rayos X a puertos en República Dominicana, lo que habría perjudicado las perspectivas comerciales de una compañía de seguridad portuaria que Melgen había comprado.

“Su tono era simplemente amenazante”, declaró Smith el mes pasado.

Pero el superior de Smith en el Departamento de Comercio, Walter Bastian, el subsecretario adjunto retirado para el hemisferio occidental, estuvo en la misma reunión y contó una historia diferente cuando testificó ayer miércoles 18 de octubre en el juicio federal sobre soborno de Menéndez.

“Durante esta reunión, ¿el Sr. Muller lo amenazó a usted, al Sr. Smith o al Departamento de Comercio de alguna manera?”, preguntó Samuel Stern, el abogado de Melgen.

“No lo hizo”, dijo Bastian.

Bastian declaró que Smith estaba en la reunión pero que no habló, ni expresó su preocupación a Bastian sobre el tono de Muller.

“Yo tenía una política de puertas abiertas”, dijo Bastian. “La gente podía entrar y salir porque tenían interrogantes y reocupaciones”.

Bastian reconoció que Muller había dicho en un correo electrónico que las conexiones de Melgen podrían convertirlo en un “elefante en la cristalería del gabinete de Comercio”, pero que no lo consideró una amenaza.

La supuesta presión de Menéndez sobre los funcionarios del gobierno de Estados Unidos para lograr que República Dominicana cumpliera con el contrato de seguridad portuaria de Melgen es uno de los actos que los fiscales dicen que supuestamente el senador demócrata hizo a favor de Melgen a cambio de estancias en hoteles, vuelos privados y cientos de miles de dólares en contribuciones de campaña.

Menéndez, senador sénior de Nueva Jersey, también supuestamente buscó sacar a Melgen de una disputa de facturación del Medicare de US$8,9 millones contactando a burócratas y presionando a altos funcionarios del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HSS), incluidos los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid /CMS).

El 27 de septiembre, el Dr. Luis Jacques, ex funcionario de CMS, declaró que un empleado de Menéndez no identificado, en una llamada telefónica de 2009, presionó a la agencia para que se pusiera de parte de Melgen en la disputa de facturación con el Medicare, incluso si era “mala medicina” (mala práctica médica).

Pero el miércoles, la ex miembro del personal de Menéndez, Karissa Willhite, quien dijo que estaba en la llamada, declaró que nunca empleó el término y no escuchó a nadie más usarlo.

“Definitivamente, no. Eso no es en absoluto lo que yo dije. No es algo que haya escuchado nunca”, dijo Willhite, quien era el subjefe de personal de Menéndez para la política y ahora es una cabildera. “Es un absurdo decir eso, y particularmente en este contexto, cuando nos estamos enfocando en conseguir una política correcta, buscando aclaraciones sobre la política”, dijo.

“Nunca había escuchado eso”, añadió Willhite. “Ni siquiera sé de dónde vino eso”.

Willhite testificó que el personal estaba buscando problemas legítimos sobre cuestiones de política con respecto a la práctica de “multi-dosificación” de un medicamento ocular costoso llamado Lucentis, a pesar de que esos asuntos se trajeron a colación por la disputa de facturación de Melgen.

“Ese era regularmente el caso en que escucharíamos a una persona sobre su circunstancia particular y pensábamos que sería ampliamente aplicable a otras personas”, dijo Willhite.

Los fiscales trataron de poner en duda el testimonio de Bastian señalando que él es “algo más que un conocido” de Muller, de quien dijeron que en una ocasión recogió a Bastian en el aeropuerto de Tampa y lo paseó por toda la ciudad.

Los fiscales consiguieron que Bastian reconociera que había conocido a Muller durante décadas, desde antes de que Muller fuera nombrado político en el Departamento de Comercio en la década de 1990. Bastian declaró que si bien Muller quería parar el envío de rayos X, no le pidió que contactara con el Departamento de Seguridad Nacional al respecto.

Los fiscales fueron más duros con Willhite, resaltando un correo electrónico enviado por Menéndez a un miembro más joven de la plantilla, Emma Palmer, en 2009, el que primero en el que se plantó el problema del Medicare.

“Por favor, llame (a Melgen) ASAP (lo antes posible) (número de teléfono) con respecto a un problema de Medicare con el que necesitamos ayudarlo”, se lee en el correo electrónico.

“Él no está instruyendo a Emma Palmer para que recopile información, ¿verdad?”, preguntó el fiscal Peter Koski.

“Bueno, sí, eso es lo que decía esto, básicamente”, dijo Willhite.

“Creo que usted puede que esté leyendo un asunto distinto al que le he colocado delante”, dijo Koski.

“No, eso es lo que quería decir este correo electrónico”, dijo Willhite, explicando que entendió que Palmer debería revisar la política.

“Yo no le estoy pidiendo que lo haga ahora, post-acusación”, ripostó Koski.

Koski introdujo varios correos electrónicos que Willhite escribió o recibió que se referían a Melgen y su caso, tratando de debilitar su afirmación de que estaba tratando exclusivamente con un problema de política.

“¿Usted quiere modificar tu declaración?”, Preguntó Koski.

Willhite no cedió, diciendo que ella discutió el caso de Melgen, pero solo como una forma de “discutir asuntos de política más amplios”.

La defensa no pudo llamar a todos los testigos que quería.

Los abogados defensores habían tratado de llamar a un exempleado de la CMS que ayudó a informar a funcionarios de alto rango como preparación para sus reuniones con Menéndez o Melgen para analizar los problemas de facturación del Medicare.

Los fiscales se opusieron, diciendo que el empleado nunca tuvo ningún contacto directo con Menéndez y que su testimonio sería “irrelevante”.

El abogado de Melgen, Kirk Ogrosky, dijo que el testigo demostraría que el problema que defendía Menéndez no era solo sobre la disputa de facturación de Melgen.

“Ella reconoce que los problemas subyacentes eran confusos y que había problemas de política contradictorios en juego”, dijo Ogrosky.

El juez William Walls se puso del lado de la acusación, negándose a permitir que el testigo testificara.

“Esto no será un sub juicio sobre los méritos de la disputa con el Medicare”, dijo.

También se produjo un cambio en el grupo de jurados, ya que un jurado masculino fue excusado para que pudiera asistir al funeral de un abuelo la semana próxima. En lugar de aplazar el juicio, el juez eligió un jurado alternativo, un hombre de mediana edad, para sustituirlo.

El juicio se reanuda el jueves por la mañana.

FUENTE: ACENTO.COM.DO

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *