Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Miércoles 28 de octubre, 2020
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 121,667
  • Nuevos casos 320
  • Fallecidos total 2,203
  • Nuevos fallecidos 4
  • Recuperados 98,880
  • Críticos
  • Pruebas 545,492
<< Mapa interactivo >>

Torres, Silva y Cesc hacen desbordar la marea roja; España se impone a Irlanda 4-0

Inchas de la selección Española

MADRID, España.- La brillante actuación de la selección española y los goles de Fernando Torres, David Silva y Cesc Fàbregas, hicieron estallar a los más de veinte mil hinchas que se congregaron para seguir el partido entre España e Irlanda en las pantallas gigantes ubicadas a las afueras del Santiago Bernabeu.

A tan sólo cuatro minutos de iniciado el encuentro, cuando la afición terminaba de acomodarse, Fernando Torres, delantero del Chelsea, marcó el primer gol e hizo estallar las miles de gargantas de los aficionados.

De ahí en adelante todo fue alegría. En los cientos de rostros pintados con la bandera española solo había sonrisas; cientos de banderas se agitaban al ritmo del juego de la «Roja» y el sonido de las bocinas se mezclaba con los gritos de aliento que no cesaban con el pasar de los minutos.

David Silva y Fernando Torres

Las llegadas al arco irlandés eran permanentes y con ellas la ilusión de un partido cargado de goles. Las manos iban a la cabeza o ahogaban los gritos de gol de los aficionados.

Irlanda llegaba tímidamente al arco de Iker Casillas y el apabullante juego español permitía mantener la calma de los hinchas y acrecentaba la ilusión de más goles con el pasar de los minutos.

Se cumple el minuto 45 y entonces Given impide que un tiro a puerta de Iniesta entre y así termina la primera parte. La gente comenta: «este partido es nuestro».

Los nervios vividos en el encuentro frente a Italia y las dudas sobre el nivel de juego de la selección española estaban desapareciendo y al arrancar la segunda mitad se esfumaron por completo.

En el minuto 49, curiosamente cuatro después de haber comenzado la segunda parte, en un rechazo del arquero a un tiro del «Niño» Torres, David Silva anotó el segundo gol y entonces la marea roja se enloqueció en el madrileño Paseo de La Castellana.

El partido era de España, que nunca dejó de manejar el balón y no se cansaba de tirar a puerta del portero irlandés.

El tercer gol se sentía cerca y al fin, en el minuto 70, un brillante mano a mano entre Fernando Torres y el guardameta Given, termina en gol y aumenta la algarabía de gente, que nunca paró de gritar y saltar, henchidos de emoción.

Los ánimos no podían estar más avivados, los coros a Torres se escuchaban a manzanas de distancia y cuando ya todo estaba dicho, Cesc selló la contundente victoria del combinado rojo, firmando el cuarto y último tanto del partido.

Así llegó el pitido final y el grito de victoria de la marea roja, que se fue de la Hyundai Fan Park con la ilusión de ver a España campeona y esperando la cita del próximo lunes frente a Croacia.

 

Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *