En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Trump sorprende a las empresas estadounidenses con anuncio de nuevos aranceles

Trump sorprende a las empresas estadounidenses con anuncio de nuevos aranceles
Trump sorprende a las empresas estadounidenses con anuncio de nuevos aranceles

Washington.- La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de elevar el próximo viernes los aranceles sobre 200.000 millones de dólares en productos chinos ha enfurecido a las empresas estadounidenses que dicen que fueron tomadas por sorpresa.

Los importadores recibieron un aviso de solo cinco días sobre el aumento repentino en la tasa arancelaria de 10% a 25%.

Phil Page, el director ejecutivo de Cap America, con sede en Misuri, estima que su compañía ya tiene más de un millón de dólares en gorras de béisbol ya ordenadas que ahora se verán afectadas por el arancel más alto.

“Es muy difícil entender lo que el presidente va a hacer desde una perspectiva comercial. Hacer que todos lo tengamos al mismo tiempo, es un juicio muy malo por su parte”, dijo Page.

“Pensé que esto iba a resolverse esta semana”, agregó.

El propio presidente dijo a los reporteros el viernes que “el acuerdo en sí va bastante bien” y que una delegación de negociadores chinos llegará a Washington esta semana.

Pero Trump cambió el rumbo el domingo, amenazando con elevar los aranceles. El lunes, el Representante de Comercio de EE. UU. Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin confirmaron que la administración avanzará con la escalada de aranceles el viernes, y dijo que China había incumplido los acuerdos anteriores durante el fin de semana.

Trump impuso tres rondas de aranceles el año pasado. El tercer y mayor tramo sobre 200.000 millones de dólares de productos chinos entró en vigencia en septiembre. Pero el presidente amenazó con aumentar la tasa arancelaria del 10% a un 25% el 1 de enero si no se avanzaba en un nuevo acuerdo comercial, y luego extendió el plazo hasta el 1 de marzo.

Cuando se llegó a la segunda fecha, parecía que las tensiones comerciales se estaban aliviando y las empresas se ajustaron a la nueva normalidad.

“Pensé que finalmente estábamos descubriendo cómo hacer que esto funcionara y ahora tenemos que empezar de nuevo”, dijo Tiffany Zarfas Williams, dueña de la tienda de equipaje de Lubbock en Texas.

Alrededor del 84% del equipaje, las mochilas y los maletines que vende se vieron afectados por los aranceles. A principios de año, recibía a diario correos electrónicos de los proveedores sobre los aumentos de precios. Zarfas Williams aumentó sus propios precios en consecuencia y ajustó la variedad de artículos en venta.

Pero el lunes por la tarde, ya había recibido un nuevo correo electrónico de uno de sus proveedores más grandes, recordándole que un arancel más alto resultaría en un precio más alto.

Las ventas de los artículos de gama alta en la tienda de equipaje de Lubbock ya han tenido un impacto y agregar otro 15% al precio sería “un juego completamente nuevo”, dijo.

El lunes, los principales negociadores comerciales de Trump desestimaron las críticas de que las empresas y los ejecutivos estadounidenses no recibieron suficiente información antes de los planes para aumentar los aranceles.

“El hecho es que hemos estado en una posición en la que eso podría ocurrir”, dijo Lighthizer a los periodistas en una reunión informativa. También abrió la puerta a posibles exenciones, pero no ofreció más detalles.

El mensaje fue repetido por Mnuchin.

“Obviamente, ha sido un gran compromiso, así que solo subrayaré que nada de lo que se ha hecho ha sido a corto plazo”, dijo. “Aunque ciertas expectativas pueden haber cambiado durante la última semana desde el otro lado”.

Trump ha afirmado repetidamente que China paga los aranceles. Si bien algunas compañías chinas pueden optar por asumir parte del costo para seguir siendo competitivas en el mercado estadounidense, varios documentos de investigación recientes muestran que los consumidores y productores estadounidenses asumen la mayor parte de la carga.

La comunidad empresarial generalmente está de acuerdo en que Estados Unidos debería adoptar una postura más dura respecto del comercio con China para abordar lo que considera prácticas comerciales desleales, como el robo de propiedad intelectual y las transferencias forzadas de tecnología. Pero no todos están de acuerdo en que los aranceles sean la mejor manera de llevar a Beijing a la mesa de negociaciones.

“Definitivamente quiero que China sea responsable, pero no sé por qué estamos castigando a los consumidores en nuestro propio país. Esa es la parte que es difícil de entender como propietario de una pequeña empresa en Texas”, dijo Zarfas Williams.

Alrededor del 75% de las empresas productoras recientemente encuestadas por la Asociación Nacional para la Economía Empresarial dijo que los aranceles han tenido un impacto negativo en sus negocios.

Funcionarios del Gobierno de Trump dijeron el lunes que este también avanzará con un proceso para imponer nuevos aranceles sobre productos chinos adicionales. Trump había planteado la idea durante el fin de semana de imponer aranceles sobre otros 325.000 millones de dólares en importaciones, lo que resultaría en un impuesto sobre la mayoría de los productos chinos que ingresan a Estados Unidos, si no es que todos.

El gobierno colocó estratégicamente los aranceles anteriores sobre las importaciones que se utilizan principalmente en la producción de otros artículos, como semiconductores o refrigeradores. Eso significa que la próxima ronda podría gravar con impuestos más artículos que se venden directamente a los consumidores.

Las nuevas tarifas golpearán el núcleo de las importaciones de ropa y calzado, dijo Rick Helfenbein, presidente y director ejecutivo de la American Apparel & Footwear Association.

“Es por eso que estamos asustados”, dijo.

Una parte importante de los sombreros, el equipaje, la ropa y los zapatos que se venden en Estados Unidos provienen de China, lo que deja a los importadores con pocas opciones para comprar artículos de otras partes en el corto plazo. Otros países no tienen la capacidad de asumir más producción de inmediato.

“Esto confirma nuestros peores temores. Hay algunos de nosotros que somos optimistas y pensamos que desaparecería y quienes dicen que podría volver en cualquier momento, y esto apunta a lo último”, dijo Helfenbein.

Fuente: CNN Español

Temas relacionados
Comenta con tú facebook