En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Tute debuta en la novela gráfica con 300 páginas llenas de "improvisación"

Tute debuta en la novela gráfica con 300 páginas llenas de
Tute debuta en la novela gráfica con 300 páginas llenas de "improvisación"

Madrid.- “Dios, el hombre, el amor y dos o tres cosas más” es un “libro de largo aliento”, la primera “novela gráfica” del dibujante argentino Tute en la que mediante el humor se permite hablar, reírse y reflexionar sobre la soledad, la ira, la frustración o la apatía del ser humano.

Parapetado tras sus gafas de sol y con un “jet lag” que intenta superar con un té, Juan Matías Loiseau, Tute, (Buenos Aires, 1974) se encuentra en España por la publicación de esta su primera obra larga (Lumen), una casi biblia sobre el ser humano -y con un Dios psicoanalista que se juzga y juzga- con 300 páginas escritas desde la “improvisación”, según reconoce a Efe en una entrevista.

Considerado por su amigo Quino -sí, el papá de Mafalda- como el “mejor dibujante de humor gráfico surgido en los últimos años”, Tute cuenta que cuando se propuso escribir esta novela gráfica “solo sabía” que quería que fuera un “libro extenso”, una “novela espontánea”.

“Quería 300 hojas en blanco y las quería dibujar hasta el borde -recuerda- Quería empezar con una primera idea e ir escribiendo las historias que me iba encontrando. Es una extensa improvisación, y uno improvisa con tranquilidad cuando ya hay cierta base y controlas los mecanismos del humor”.

Y sí, bañado por una gruesa pátina de agudeza e ingeniosidad, “Dios, el hombre, el amor y dos o tres cosas más” arranca con un Dios “falible, muy humano, gracioso, miserable, como somos todos”, para luego ir dando paso a esos pequeños muñecos narigudos que a través de sus historias de amor, soledad, ira o asombro dejan ver el “gran tema”, que no es otro, según el autor, que “la comunicación”.

Porque en estas páginas el argentino deja claro que una vez creados el mundo y el hombre, Dios nos dejó ahí para que nos las arregláramos.

Realidades de nuestro día a día que aborda de la mano del psicoanálisis: “El psicoanálisis se ocupa de lo mismo que el humor, es donde uno pone sobre el tapete sus miserias y se puede descubrir”, relata este convencido de que con su “humor atemporal” tiene licencia para abordar cualquier tema.

“El humor no es un género, es una disciplina, y esto lo descubrí hace poco. Este libro -añade- está hecho con la fuerza del inconsciente y tengo más confianza en él que en la razón”.

Habitual con sus chistes en la última página del suplemento de Espectáculos del diario La Nación, Tute hace uso de un estilo de viñetas de líneas que parecen superponerse y de muñecos casi indefinidos, porque en el fondo hombres y mujeres compartimos conductas en el amor o el desamor, en la ira o en la templanza, en el humor o en la amargura.

Viñetas repletas de bocadillos que dan paso a otras mudas, pero con un contenido de igual potencia, para volver a contar así cómo los seres humanos pasan de un estado a otro.

Según afirma, al igual que no hubo guion para crear esta historia -alejada de la estructura clásica de planteamiento, nudo y desenlace- tampoco hay bocetos previos en el dibujo y por eso los tachones son parte de la obra: “Hay una apuesta por la potencia gestual, la frescura”.

Tute, que estará mañana y pasado en el Salón del Cómic de Barcelona (noreste de España), ha demostrado con este libro que el campo para los humoristas gráficos es grande y no tiene vallado, pero también ha dejado claro que es capaz de hacer obras que “no se puedan leer de una sentada”, según declara entre risas al recordar lo que le dicen sus habituales lectores sobre sus tiras cómicas. 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *