En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Fe y Vida: “A mi Niño, Bebé e Hijo”

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

No importa la edad que tengan nuestros hijos, y cuando me refiero a hijos me refiero tanto a hembra como a barón, siempre van a ser nuestros niños o niñas, nuestros bebes, especialmente para las mamas.

Yo me recuerdo que para mi madre yo era su niño, su bebe, ella se deleitaba haciéndome comida para que fuera yo a comer a su casa, su mayor regocijo era que yo ya teniendo 40 y tantos años estuviera con ella un rato en su casa, se sentía muy feliz, me contaba historias de cuando ella era pequeña, cuando sus padres la regañaban por portarse mal,  y también cuando ella jugaba con sus hermanos.

Quiero contarles algo que le decía una mama a su hijo, y dice así: “Solo por hoy en la mañana, voy a sonreír cuando vea tu rostro y reír cuando tenga ganas de llorar. Solo por hoy, en la mañana, no pelearé contigo por la ropa que quieres ponerte o por cuanto tardas y la prisa que tengo, voy a sonreír y a decirte que luces grandioso. Solo por hoy, pediré un día de descanso o vacaciones o haré las gestiones necesarias, sólo para llevarte al parque a jugar. Solo por hoy, al mediodía, voy a dejar los platos en la cocina y voy a dejarte que me enseñes como armar un rompecabezas. Solo por hoy, en la tarde, voy a desconectar el teléfono y a apagar la computadora, para sentarme junto a ti en el jardín para hacer burbujas de jabón juntos. Solo por esta tarde, no voy a reclamarte ni siquiera a murmurar, cuando tú grites y llores cuando pase el carro de los helados, y voy a salir contigo a comprarte uno. Solo por esta tarde, no voy a preocuparme sobre que va a ser de ti cuando crezcas y voy a pensar otra vez en todas las decisiones que haya hecho acerca de ti. Solo en esta tarde, te estrecharé en mis brazos y te contare una historia acerca de cuándo tú naciste, de la gran bendición que eres en mi vida y sobre todo de lo mucho que te quiero. Solo por esta noche, te dejaré salpicar en la bañadera y no me voy a enojar.  Solo por esta noche, te dejaré despierto hasta tarde, mientras nos sentamos en el jardín a contar las estrellas y a pedir deseos. Solo por esta noche, cuando pase mis dedos entre tu cabello mientras rezas simplemente daré gracias a Dios por el mayor regalo que he recibido. Voy a pensar en las madres y en los padres que están ahora buscando a sus hijos extraviados; las madres y padres que visitan a sus hijos en sus tumbas en lugar de sus camas, y en las madres y padres que están en los hospitales mirando sufrir a sus hijos gritando por dentro por no poder hacer nada más por ellos. Y cuando te de un beso de buenas noches te voy a estrechar un poco más fuerte y un poco más de tiempo, diciéndote a tu oído: Hijo/a, te amo!!! Así, agradeceré a Dios por ti y no le pediré nada, excepto, un día más. Pero hazlo hoy mismo!!!No podemos saber si Dios nos dará  un día más de vida.

Actualmente nuestras rutinas diarias nos absorben, incluso al grado que olvidamos el hermoso regalo que son realmente los hijos.

Por grandes que sean nuestros hijos, siempre serán nuestros niños o bebes. Un te amo los hará sentir tan bien como a ti te hará decírselos.

Termino con este pedazo de la Primera Carta de Timoteo, Capitulo 5, Versículo 8, que dice: “Si alguien no se preocupa de sus hijos, especialmente los que viven con él, ha renegado de la fe y es peor que el que no cree”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Sr. Ray, a veces cuando tenemos hijos nos preocupamos por darles cosas y se los pasan los años. A los nietos les damos ese tiempo y recordamos que no lo dimos a los hijos. Gracias. Saludos, Carlos
Querido señor Ortega. No importa los años que tengan nuestros hijos, siempre seran nuestros bebes. Yo ya tengo varios y son mayores, pero siguen siendo mis niños y niñas, mis bebitos. Jesús le cuide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *